14 C
La Paz
miércoles, diciembre 7, 2022
InicioOpiniónEditorialLa importancia de la fuerza laboral

La importancia de la fuerza laboral

El Día Internacional de los Trabajadores se celebra el primero de mayo, para conmemorar y valorar la importancia de la fuerza laboral. Hace poco más de cien años, en las fábricas trabajaban por igual hombres, mujeres, ancianos y niños, con jornadas de más de 12 horas diarias. Esta extenuante jornada laboral no daba opción a las personas de recuperarse, descansar ni disfrutar de tiempo de ocio. Mucho tuvieron que luchar los trabajadores durante años para conseguir establecer la jornada laboral de ocho horas, incluso a costa de sus propias vidas. Actualmente, el Día de los Trabajadores se ha convertido en una efeméride en gran parte del mundo, pero todavía existen injusticias y desigualdades.

Los orígenes del Día Internacional de los Trabajadores se remontan al año 1886, en Estados Unidos. Los trabajadores iniciaron una lucha para reducir la jornada laboral a 8 horas. El sindicato mayoritario inició una huelga, a partir del 1º de mayo de 1886. En Chicago, los enfrentamientos entre la policía y los trabajadores fueron especialmente duros y sangrientos. Tras varios días de huelga, el 4 de mayo se convocó una concentración en la plaza de Haymarket. Ese día un artefacto explotó en la plaza, resultando muerto un policía. Hubo muchos detenidos, de los cuáles cinco de ellos fueron condenados a la horca: tres periodistas, un tipógrafo y un carpintero. Se les conoce como «los mártires de Chicago».

Desde entonces, los derechos de los trabajadores iniciaron una constante mejora, pero como producto de arduas demandas en cada uno de los países. Esa lucha logró importantes reivindicaciones laborales, alcanzando el reconocimiento de derechos y beneficios contractuales que han sido reconocidos por la legislación global, además de contratos y convenios colectivos e individuales de trabajo. Además de las ocho horas laborales, se logró el derecho a la Seguridad Social para los trabajadores, Seguro contra Enfermedades, Accidentes de Trabajo, Invalidez y Vejez. Se consiguió el salario mínimo, vacaciones, bonificaciones y pago por feriados. Asimismo en la mayoría de los países se reconoce el derecho a la huelga y a la libre asociación sindical.

Todavía hay muchos vacíos, como la igualdad salarial, pero se ha avanzado. En Bolivia, lamentablemente todos estos derechos y conquistas han sido distorsionados por la introducción política en las organizaciones sindicales. La libre asociación se ha deformado en su esencia y actualmente hasta se obliga a los trabajadores a pertenecer a una organización. Uno de los casos más lamentables es la subordinación de la Central Obrera Boliviana a un partido político defraudando a los miles de trabajadores que lucharon por una organización laboral que defienda los intereses de los empleados y obreros y no del gobierno. La defensa sindical de los trabajadores se ha debilitado debido a que muchos dirigentes han sido cooptados por el poder político. Pero eso no quiere decir que diferentes sectores mantengan su independencia y defiendan los intereses de los trabajadores.

Como ha ocurrido en años anteriores, con motivo del Día del Trabajo, el gobierno ha anunciado algunas medidas en favor de los trabajadores, entre ellas, un aumento salarial diferenciado. Seguramente surgirán reacciones de los sectores no oficialistas frente a la decisión del gobierno. Para algunos, es discriminatorio. Recordemos que se ha anunciado oficialmente un incremento salarial de 3% al haber básico y 4% al salario mínimo nacional, pero discriminando su aplicación por sectores. Este porcentaje solamente alcanza al magisterio y los trabajadores de salud pública. Para el sector privado esos porcentajes son referencia para negociar. El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, inicialmente dijo que el aumento no alcanza a las Fuerzas Armadas, Policía, empresas públicas y ministerios. Pero luego el gobierno explicó que, en el caso de las empresas públicas y empresas en las cuales el Estado tiene mayoría accionaria, debe regirse con base en los lineamientos establecidos en el Decreto Supremo 2348, de 1 de mayo de 2015, como sostenibilidad financiera de su flujo de caja, utilidades y otros.

Para la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) la decisión del gobierno es discriminatoria y perjudicial para las pequeñas y medianas empresas. A su vez la Cámara Nacional de Industrias, mediante un comunicado expresó preocupación por el anuncio del incremento salarial, señalando que va en contra de la reactivación económica del sector privado, industrial y formal y coloca en situación de alto riesgo e «incertidumbre la sostenibilidad económica de más de 600.000 empleos industriales y más de 36.000 industrias en Bolivia». También recuerda que este tipo de medidas incumple el Convenio 131 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) e inviabilizará nuevas contrataciones e inversiones con los consiguientes efectos sobre el empleo formal, productivo y digno.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -