6 C
La Paz
lunes, septiembre 20, 2021
InicioOpiniónEditorialLas labores escolares no se consolidan

Las labores escolares no se consolidan

En estos momentos de crisis, después de la salud, la educación debiera ser la principal preocupación del gobierno, pero la campaña política concentra casi toda su atención, y descuida una de las principales responsabilidades del Estado, de manera que los estudiantes comenzaron a pasar clases virtuales parcialmente, y se estima que un 40% asiste a clases presenciales con un enorme riesgo. Los informes oficiales de la situación de la pandemia consideran que casi la tercera parte de los municipios del país están en riesgo de contagio de Covid-19. Esta realidad debería obligar a las clases a distancia mediante Internet, pero las carencias y la falta de logística dejaron a la educación a su suerte.

Pese a la pandemia y los riesgos, el ministro de Educación, Adrián Quelca, aseguró que los estudiantes de toda Bolivia pasarán clases bajo tres modalidades: presenciales (irán a clases todos los días), semipresenciales (pasarán clases día por medio) y a distancia (tendrán clases a través de plataformas virtuales, pero también con el apoyo de textos escolares y de medios de comunicación). Lamentablemente, no hay el apoyo prometido, no se distribuyeron los textos escolares de apoyo para las clases a distancia ni hay medidas d bioseguridad aplicadas con rigor para las clases presenciales.

El uso de internet se ha incrementado significativamente lo que hace más lentos los servicios en general. Los maestros han denunciado presiones para asistir a clases presenciales sin que existan condicione, mientras miles de estudiantes quedan al margen por la falta de medios para acceder a las clases virtuales. No se han adoptado las previsiones para facilitar las labores escolares ni se han medido las capacidades tecnológicas. Este es un problema que se había alertado oportunamente, pero que no mereció atención.

Es más, la UNESCO, la ONU, CEPAL y otros organismos internacionales efectuaron recomendaciones para salvar la educación. Uno de los análisis más puntuales fue efectuado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) mediante IDEA, con pautas de «Cómo fomentar la innovación en la educación a nivel mundial», estudio a cargo del investigador Samuel Berlinski. El estudio anota que «la respuesta mundial a la profunda y grave crisis educativa desencadenada por la pandemia ha fallado. Pese a que los maestros, las escuelas y los gobiernos han hecho esfuerzos encomiables, miles de millones de niños permanecen en sus hogares debido al cierre de escuelas y siguen sin tener acceso a una educación estructurada. Muchos de estos niños, principalmente de familias pobres, sufrirán retrasos en el aprendizaje mientras que otros abandonarán la escuela por completo; lo que equivale a un fracaso significativo de los gobiernos, el mundo académico y la industria tecnológica. Se trata de un fallo producido no solo por la falta de recursos, sino por los escasos incentivos para la innovación y la aplicación de tecnologías y nuevos métodos de enseñanza. Si queremos que mejore la situación será necesario rectificar estas falencias», señala el estudio.

La situación es más preocupante cuando los directos actores de este drama expresan sus observaciones. El magisterio Urbano de La Paz denunció que cerca del 40% de los estudiantes no pasa clases por falta de condiciones. Los dirigentes aseguran que, según sus estadísticas, solo el 60 de cada 100 estudiantes se conectan a internet o usan celulares y computadoras, los demás están excluidos. Solo en el municipio de La Paz, hay 133.000 estudiantes de colegios públicos y de convenio, de esta cifra, al menos 66.000 escolares no pasan clases virtuales por la falta de acceso a internet y el costo del servicio, según una publicación de un medio digital. El secretario ejecutivo de la Federación Departamental Urbana de Trabajadores de la Educación, Leandro Mamani, sostiene que la calidad educativa y su gratuidad están en riesgo. «En la educación a distancia, en estos días de clases, hemos constatado que sólo un 60% de los alumnos logró conectarse. La plataforma del ministerio se saturó y ya no se usó», según Mamani.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -