Movilización de repudio al feminicidio

De acuerdo a un estudio realizado por la ONU, Bolivia se encuentra como el país que registra los mayores índices de violencia hacia la mujer. Siete de cada diez mujeres sufren violencia de todo tipo, siendo la física y psicológica la más frecuente. En lo que va del año se han registrado más de 70 feminicidios, y aunque se han endurecido las sanciones legales, el problema subsiste. Para sensibilizar a la población sobre esta realidad, el Gobierno ha organizado una movilización pública que se realizará el 9 de agosto, para repudiar la violencia contra las mujeres. La presidenta de la Asamblea General de la ONU, María Fernanda Espinosa, llegó al país para participar de la movilización.

La funcionaria asumió funciones el 5 de junio de 2018, como presidenta del 73 período de sesiones, en su calidad de Ministra de Relaciones Exteriores de Ecuador. Cuenta con más de 20 años de experiencia multilateral en negociaciones internacionales sobre paz, seguridad, defensa, desarme, derechos humanos, pueblos indígenas, igualdad de género y desarrollo sostenible. La ONU ha estado atenta a lo que ocurre en nuestro país en materia de género. El año pasado, el Centro de Información de las Naciones Unidas en Bolivia (CINU) reafirmó su compromiso de continuar apoyando al Estado boliviano en la lucha contra la violencia dirigida a las mujeres.

En un comunicado reconoció que los esfuerzos para disminuir este flagelo aún son «insuficientes». La entidad multilateral señala que Bolivia continúa siendo uno de los países donde se registran los más altos índices de este tipo de violencia. «Cada día uno – o varios–, hechos de violencia contra los derechos a la vida, a la libertad y a la dignidad de las mujeres, niñas, adolescentes y jóvenes, produce consternación y dolor en los hogares bolivianos. La reacción de la sociedad ante estos hechos es elocuente acerca de cuán conocida y repudiada es esta grave violación a los derechos humanos. La tasa de feminicidios sigue en aumento. Bolivia enfrenta el hecho de ser uno de los países con más alta tasa de violencia de género, violencia sexual o violencia hacia las mujeres», señalaba el comunicado.

La representante de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres) en Bolivia, Violeta Domínguez, lamentó que Bolivia ocupe un lugar «fuerte» a nivel internacional en casos de feminicidio, y dijo también que desde el Gobierno se están tomando medidas muy paliativas. El índice de muertes violentas de mujeres en nuestro país está aumentando en forma preocupante llegando en promedio a diez crímenes por mes, suma que supera las estadísticas internacionales. El Gobierno, durante la última Cumbre de Seguridad Ciudadana, analizó las cifras de la escalada de este tipo de hechos, estableciendo 16 formas de violencia que cotidianamente se aplican contra las mujeres.

Estadísticas acerca de la incidencia de la violencia intrafamiliar en Bolivia emitidas por el Observatorio de Seguridad Ciudadana, muestran que el año 2015 se registró 310 casos por cada 100 mil habitantes; el año 2018 se denunciaron 284 casos por cada 100 mil habitantes. Una recomendación que debe ser tomada en cuenta es la necesidad de inculcar el respeto a la mujer en el seno familiar. Es dentro de la familia primero y luego en la escuela donde se deben cultivar las normas sociales. Pero, sin duda, la base formadora de principios es la familia, donde los padres tienen la misión de educar a los hijos con valores cívicos, morales, espirituales y de comportamiento con los demás, de respeto por la vida y los derechos de todos.