6 C
La Paz
domingo, junio 20, 2021
InicioOpiniónEditorialOruro recuerda 240 años de su rebelión contra España

Oruro recuerda 240 años de su rebelión contra España

Hoy se recuerda el aniversario cívico de Oruro, traducido en el homenaje a la gesta revolucionaria de todo un pueblo se levantó en armas intentando frenar los abusos de los españoles durante el coloniaje. Entonando con fervor el himno orureño, repitieron que «Cuando irradia el fulgor de la aurora al morir en la tierra el capuz, todo el mundo de pie te saluda, porque nace en tus cumbres la luz». Y es que en Oruro se dio uno de los primeros alzamientos armados contra el dominio español. Fue un 10 de febrero de 1781, cuando todavía llevada el nombre de «Villa Real de San Felipe de Austria». La revolución fue encabezada por Sebastián Pagador, y un grupo de criollos y mestizos, que dio ejemplo de valor y vocación de libertad.

Posteriormente, el 6 de octubre de 1810, durante la guerra de la independencia, los revolucionarios encabezados por Esteban Arze consiguieron la victoria de la provincia Aroma. Finalmente. Luego de lograda la independencia y la creación de Bolivia, el 5 de septiembre de 1826, el Mariscal Antonio José de Sucre firmó la Ley de creación del departamento de Oruro.

Oruro ha sido el principal sostén de la economía de Bolivia durante toda la época republicana gracias a su riqueza minería. El Departamento de Oruro, básicamente ha asentado su desarrollo en la industria extractiva; las minas de mayor producción son Huanuni y Colquiri en la actualidad, pero en el pasado decenas de centros mineros permitieron a nuestro país ser uno de los principales exportadores de estaño. Además, el departamento es rico en yacimientos de cobre, wólfram, antimonio, zinc, azufre, bórax, sal, litio, y otros minerales.

El predominante ambiente altiplánico permite a este departamento ser uno de los principales productores de papa, quinua, oca, haba, cebada. La ganadería en Oruro se ha centrado tradicionalmente en la cría de camélidos y ganado ovino y porcino. Actualmente el turismo tiene una gran importancia en Oruro, fundamentalmente por la entrada del Carnaval que ha logrado fama internacional. Turistas de todo el mundo llegan a la capital folklórica de Bolivia para participar de sus múltiples manifestaciones autóctonas, y conocer las leyendas de los Urus sobre los gigantescos ejemplares de un lagarto, un sapo y una víbora convertidos en roca gracias al influjo de una Ñusta Uru y a la divinidad del Cóndor.

El departamento tiene cerca de 500 mil habitantes, la mayor parte concentrados en la ciudad de Oruro y los centros mineros. Se trata de un pueblo defensor de sus tradiciones y de su patrimonio. Se ha intentado cambiar sus símbolos departamentales, hecho que motivó una reacción sólida y unida. Se pretendió poner el nombre de un político al aeropuerto y la medida fue rechazada, y como castigo el régimen de 14 años privó a Oruro de la comunicación vía aérea y de obras de importancia. Su calidad contestaría hace que los gobierno hayan postergado permanentemente sus objetivos de desarrollo.

Uno de los factores que más conspira contra Oruro es la politiquería, que antepone intereses partidarios a los de la región. La permanente confrontación ha impedido que se alcancen los grandes objetivos de este distrito. Para hoy las autoridades departamentales han anunciado que entregarán una serie de pedidos al gobierno, entre ellos, algunos «mega proyectos». Desde hace algunos años se anuncia la industrialización del salar de Coipaza, pero hasta el momento no se ha avanzado absolutamente nada. La mala relación entre la gobernación y la Municipalidad se mantiene. La Gobernación no tomó en cuenta a las autoridades ediles para los actos centrales de hoy, por lo que el Concejo Municipal de Oruro y las autoridades ediles resolvieron realizar una sesión de honor de homenaje a la gesta libertaria de 1781, que se cumplió ayer con la asistencia del alcalde David Choque, oportunidad en la que se recordó que hace 240 años ya la gente que vivía en la «Villa Real de San Felipe de Austria», hoy Oruro, se levantara en armas contra el dominio español.

Hoy el pueblo orureño enfrenta otra lucha, esta vez por la salud y la vida. La pandemia ha causado mucho dolor y luto, pese a que la toma de conciencia en la ciudad de Oruro fue ejemplar, ha sido uno de los distritos que imprimió mayor disciplina a las prácticas de bioseguridad. Por ello tuvo menos contagiados que otros departamentos, y de no haber sido el flujo de contagio extranjero pudo haber controlado mucho antes a la COVID-19. Hoy, mientras Bolivia se aproxima a los 230 mil contagios comprobados, con un promedio de más de mil 400 nuevos casos por día, Oruro solamente tiene entre 40 y 45 casos día. El anuncio de la llegada de vacunas dio más esperanza de que se logre controlar la pandemia, pero apenas se vacunaron a 700 personas entre médicos y personal que está en la primera línea para enfrentar al coronavirus.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -