6 C
La Paz
sábado, octubre 1, 2022
InicioOpiniónEditorial¿Quién desestabiliza al Gobierno?

¿Quién desestabiliza al Gobierno?

Bolivia ha cumplido 197 años de vida institucional en un ambiente enrarecido por la polarización política, conflictos de diversa naturaleza y una constante violación al ordenamiento jurídico y a la misma Constitución Política del Estado. Los actos centrales de los festejos patrios se efectuaron en la capital del Estado, Sucre, con diversas ceremonias oficiales, entre ellas la sesión de la Asamblea Legislativa, en la que los primeros mandatarios emitieron mensajes alusivos a la fecha. Era en ocasión de recordarse la fundación de Bolivia, un 6 de agosto de 1825, en la que el presidente debía dar un informe a la nación sobre la situación del país. Pero desde hace 15 años ha desaparecido esa responsabilidad, y los informes y mensajes se realizan en enero recordando al Estado Plurinacional y en agosto por el aniversario patrio, y ninguno cumple el rigor de un informe de gestión.

Se han convertido en mensajes políticos o de recordación histórica partidista o que generalmente hacen referencia a los supuestos logros propagandísticos del gobierno de turno. Esta vez, al recordarse los 197 años de la fundación de Bolivia, el presidente Luis Arce Catacora explicó que en su gestión está trabajando por la consolidación del Estado Plurinacional, la reconducción de la economía, y la lucha contra la pandemia. En su mensaje, que duró cerca de una hora, el presidente Arce recordó las luchas indígenas contra el dominio hispánico, la guerra por la independencia y las tensiones durante la República por la herencia colonial.

Afirmó que el país está encaminado firmemente en el proceso de industrialización con sustitución de importaciones, en el marco del Plan de Desarrollo Económico Social (PDES) 2021 – 2025, y que el futuro es promisorio porque su Gobierno trabaja incansablemente para mejorar las condiciones de vida. Explicó que el PDES fue consolidado a partir de las cumbres para la Reconstrucción Económica y Productiva que se llevaron a cabo a lo largo del año pasado en que se recogió propuestas para fortalecer las capacidades y potencialidades productivas desde cada una de las regiones del país, y articulando metas en torno a la Agenda Patriótica 2025.

En materia económica, sostuvo que «pese a que el mundo se encuentra atravesando un período inflacionario de grandes magnitudes, Bolivia, por el contrario, tiene la tasa de inflación más baja de Sudamérica», explicó el presidente y fundamentó que en nuestro país hay estabilidad en los precios de diferentes productos y servicios, en contrapartida de lo ocurre en otros países como resultado, entre otros factores, del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania y los altos niveles de conflictividad social. Dijo que esto ha sido posible por la implementación del Modelo Económico Social Comunitario Productivo (MESCP), «el país logró generar un escenario de certidumbre, con estabilidad de precios, crecimiento económico, redistribución de ingresos, reducción de la pobreza y de las desigualdades», sostuvo.

En otra parte de la intervención del jefe de estado hizo referencia a que «hay intereses externos e internos para desestabilizar nuestro Gobierno democráticamente electo, así que no podemos perder de vista la unidad del pueblo como condición indispensable para avanzar», dijo y añadió que «En este momento de la historia, cuando el mundo está en turbulencia es con trabajo diario, solidaria irrenunciable, imaginación e iniciativa permanente de diálogo es cómo vamos a enfrentar estas dificultades».

No especificó el origen de los intereses internos y externos empeñados en desestabilizar a su gobierno. En todo caso, es oportuno recordar que es desde el seno mismo del Movimiento Al Socialismo, desde donde hay corrientes que se encuentran enfrentadas –por un lado, el sector cocalero del Chapare, por otro el entorno palaciego, el ala que apoya a Choquehuanca- que son los grupos que han generado controversias y llegado a la violencia, y hasta han demandado cambios de ministros y criticado la gestión del presidente Arce. Desde la oposición es normal que estén a la defensiva y criticando lo que a su juicio son errores. Asimismo, hay, evidentemente, corrientes contestarías a las políticas de gobierno desde diferentes sectores de la población, así como de regiones y de los comités cívicos, especialmente por sus reclamos sobre el estado de la justicia en el país y la forma como es instrumentada. La defensa de los derechos humanos y el respeto a la Constitución Política del Estado, también han sido motivo de controversias. En cuanto a que la desestabilización provenga del exterior, hasta donde se puede saber, es la política del gobierno que va contracorriente de acuerdos internacionales sobre el respeto a los derechos humanos, defensa del proceso democrático, medioambiente y otros temas como el narcotráfico, que evidentemente han puesto a Bolivia en calidad de un país con preocupantes problemas, por lo que se han producido informes, recomendaciones y observaciones.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -