12 C
La Paz
domingo, abril 14, 2024
InicioOpiniónEditorial¿Superarán los partidos la crisis política que los afecta?

¿Superarán los partidos la crisis política que los afecta?

La crisis política que afecta al país, y principalmente a los partidos con representación parlamentaria, así como al gobierno, está obligando a los actores de la confrontación y la polarización, a reestructurar sus cuadros, plantear nuevas propuestas, redefinirse frente a la realidad nacional e internacional que perturba directamente al ámbito interno, situación que está moviendo al surgimiento de intentos de aglutinar nuevas fuerzas políticas, mientras los partidos tradicionales sufren divisiones, enfrentamientos internos, expulsiones de miembros, y hasta sindicaciones como tránsfugas a altos dirigentes y representantes ante la Asamblea Legislativa. Se trata de una situación muy complicada que afecta a casi todas las agrupaciones políticas vigentes, que para algunos analistas, han sufrido un desgaste definitivo en algunos casos, y en otros obliga a la necesidad de cambios.

Al parecer, se trata de una crisis que realmente obliga a las fuerzas políticas a optar por cambios determinantes y profundos de estructura, objetivos y liderazgos, si desean continuar en la lucha por el poder. La más dura confrontación, sin duda, se da en el seno del Movimiento Al Socialismo que enfrenta a su líder histórico, Evo Morales, con el actual presidente del país, Luis Arce Catacora, quien con el respaldo del MAS llegó al poder con más del 50% de votos del electorado. Pero las perspectivas de ambos líderes terminaron por enfrentarlos en una pugna sin cuartel en la que el jefe del MAS se dedicó a atacar al Presidente y corroer la gobernabilidad del oficialismo, que terminó dividido.

Una frase que se atribuye a Melgarejo puede aplicarse en esta circunstancia: «Quien monta manda, y cañón en cartuchera», que se interpreta como «quien tiene el poder lleva las de ganar». Esto se comprobó con la decisión del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), que, en una aparente colusión con el gobierno, interpretó la prohibición constitucional para la reelección presidencial solamente por dos periodos, inhabilitando a Evo Morales, pese a que ese mismo tribunal antes había reconocido un supuesto derecho humano del expresidente a ser candidato indefinidamente. Este golpe estratégico no es aceptado por Morales, que se hizo proclamar en un congreso, apuradamente convocado, como único candidato del MAS para las próximas elecciones generales, pero el Tribunal Electoral, declaró ilegal a ese congreso. Ahora, el MAS oficialista, proclive a Arce, convocó a otro congreso para mayo próximo, para definir las candidaturas de esa fuerza política.

Pero la crisis afecta también a la oposición que continúa divagando, y además, no alcanza a perfilar un horizonte claro. «Comunidad Ciudadana», también se dividió. El jefe de Bancada de CC en la Cámara de Diputados, Enrique Urquidi, anunció que se tramita ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) la restitución de curules de diputados disidentes. Explicó que este proceso será tratado por la Comisión de Controversias de CC. Esa instancia emitirá un informe de acuerdo a pruebas, argumentos e indicios para la expulsión de los disidentes. «Demócratas», la fuerza cruceña está prácticamente en estado de inercia, sus dirigentes anunciaron que están abiertos a buscar la unidad con otras fuerzas de oposición. El partido del gobernador de Santa Cruz, preso desde hace más de un año, se dedicó solamente a trabajar por mantener la Gobernación cruceña, infructuosamente, porque ya está en poder político ajeno.

Lo reciente es la aparición de una nueva agrupación. Más de 40 políticos firmaron la «Alianza por la Unidad» con miras a las elecciones generales previstas para el próximo año; Buscan unir a toda la oposición para llegar democráticamente al poder con el objetivo de buscar la restitución del orden constitucional en Bolivia. Además, proponen una elección primaria interna para identificar a los candidatos. «Los firmantes consideramos que las primarias ciudadanas para la elección de la candidatura de preferencia de la ciudadanía son un pilar innegociable de nuestro compromiso y la única vía hacia la recuperación plena de la democracia en Bolivia», señala el comunicado emitido por esa agrupación. Algunas fuerzas se sumaron a la idea y plantean elecciones internas abiertas.

Pero el vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Francisco Vargas, afirmó que realizar las elecciones primarias abiertas tendría un costo entre 180 a 200 millones de bolivianos, similar a lo que demandan las elecciones generales. «Las elecciones cerradas que se realizaron en 2019 costaron alrededor de 27 millones de bolivianos, cuando se habla de una elección abierta estamos hablando de un proceso electoral muy similar a una elección general, y una elección general aproximadamente cuesta entre 180 millones a 200 millones de bolivianos», afirmó Vargas, según publicaciones de prensa. El Vicepresidente del TSE afirmó que la decisión de cambiar las elecciones primarias de cerradas a abiertas corresponderá a los actores y representantes de las organizaciones políticas, quienes deben debatir alguna modificación a la actual norma.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -