18.1 C
La Paz
lunes, abril 15, 2024
InicioOpiniónEditorialUn nuevo intento por industrializar el litio

Un nuevo intento por industrializar el litio

Bolivia posee las más grandes reservas de litio del mundo en los salares de Uyuni y Coipasa, pero el retraso tecnológico y las malas decisiones han postergado la posibilidad de industrializar este valioso recurso que, sin duda, podría constituir un importante factor para que el país logre diversificar su producción, y lograr mejores ingresos debido a los altos precios del litio y los diversos usos de en la tecnología actual. El presidente Luis Arce Catacora anunció la firma de un convenio entre la empresa estatal Yacimientos del Litio Bolivianos (YLB) y el consorcio chino CBC (CATL BRUNP & CMOC) para la instalación de dos complejos industriales con la tecnología de Extracción Directa de Litio (EDL) en los salares de Potosí y Oruro.

En el acto de suscripción del acuerdo, el presidente Luis Arce afirmó que Bolivia proyecta exportar baterías de ion litio en el primer trimestre de 2025, año del bicentenario. «Hoy Bolivia ingresa a la era de la industrialización de su litio, hoy es un día histórico para todos los bolivianos. No hay tiempo que perder, el país no puede esperar más, el país no puede experimentar más, tenemos que ir a paso seguro para industrializar gradualmente este valioso recurso natural», dijo Arce. El documento fue suscrito por el presidente de YLB, Carlos Ramos, y el representante de CBC, Qinghua Zhou, en un acto público en la Casa Grande del Pueblo. Además el presidente Arce explicó que YLB estará involucrada en toda la cadena de industrialización, desde la extracción hasta la comercialización de productos transformados de litio.

Lamentablemente no se hizo conocer el contenido del convenio, que debe ser público, y ojalá no contenga anexos reservados. El país tiene derecho a saber cómo se manejan sus recursos naturales, además de existir previsiones expresas en la Constitución Política del Estado y las normas legales, que protegen estos recursos. Una de las reacciones que expresan preocupación ha sido del Comité Cívico de Potosí (Comcipo), que exige transparencia y conocer los contratos con el consorcio chino que impulsará la extracción directa de litio (EDL) y construirá dos complejos industriales en los salares del país para producir baterías.

«Hemos exigido información de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), que maneja esto como secreto de Estado. En 14 años se han hecho piscinas de evaporación que no tienen resultado y no queremos la misma historia con la nueva técnica con EDL, por eso hemos exigido que se elija empresas especializadas y con experiencia», señaló la dirigente de Comcipo, Roxana Grass. «En Potosí nos causa extrañeza y existe susceptibilidad sobre lo que pueda estar por debajo o detrás del contrato», precisó.

Publicaciones de prensa también reprodujeron un análisis del exministro de Minería Dionisio Garzón, quien recordó que la convocatoria que se hizo para seleccionar empresas con experiencia en la técnica de extracción directa de litio (EDL) era para encarar plantas piloto en los salares de Coipasa, Uyuni. Esta nueva técnica, dijo, aún no se ha probado a nivel industrial en ninguna parte del mundo. Añadió que la producción de carbonato de litio a nivel piloto ya la hace Bolivia con el antiguo método de evaporación, pero la recuperación de salmuera es baja (alrededor del 18%) y los costos suben y por eso con la EDL se busca mejorar. Recuerda que «existe una planta industrial en construcción para producir 15.000 toneladas de carbonato, si se acaba en 2024 y la recuperación es baja, no será competitiva», precisó. Si es que las plantas piloto tienen éxito con la EDL, recién se podrá aplicar el método a nivel industrial y esto demorará, según Garzón, que también considera que «no es realista anunciar que se producirán baterías de litio en 2025, no se pueden saltar etapas, dijo.

En otro análisis publicado por el experto Héctor Córdova Eguivar, explica que los resultados alcanzados hasta ahora «no son muy alentadores. La producción de la planta de potasio, cinco años después de su puesta en marcha, apenas alcanzó al 25% de su capacidad, la planta de carbonato de litio no termina de ponerse a punto y la tecnología de la evaporación en piscinas ha sido cuestionada por su poca eficiencia (recuperación del 20% y duración del proceso dos años)».

Escribió que, debido al poco avance del proyecto litio, el Gobierno actual decidió poner en marcha otra estrategia, cambiando la tecnología de las piscinas por otra de extracción directa de litio. Según Córdova el anuncio marca la finalización parcial de un proceso de selección de la tecnología que duró casi dos años. La subida impresionante de la cotización del carbonato de litio en el mercado internacional ha acompañado a las decisiones del Gobierno, aunque hicieron pensar en un momento que la industrialización quedaba atrás y nos quedaríamos, como siempre, exportando materias primas.

Córdova considera que el presidente Arce, durante el anuncio del convenio con el grupo chino, hizo «una dura crítica al proyecto que se ejecutó bajo la presidencia de Morales», lo que hace pensar que lo hecho hasta el momento será descartado o que, en el mejor de los casos, no tendrá continuidad. Explica también que si el consorcio va a trabajar desde la extracción del litio, será necesario modificar la Ley 928, por lo menos, pues esta le otorga a YLB el monopolio en esa etapa. El contrato, según dijo el Presidente, o convenio, como se indicó en la presentación, no ha sido hecho público, probablemente porque siguen las negociaciones con el grupo chino.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -