9.8 C
La Paz
lunes, julio 22, 2024
InicioOpiniónEditorialBolivia seguirá utilizando gas y petróleo en 2050

Bolivia seguirá utilizando gas y petróleo en 2050

Según las previsiones de la política del actual gobierno, pese a que se propone emprender cinco pilares dentro de una estrategia de desarrollo, nuestro país seguirá necesitando la energía fósil en 2050. El ministro de Hidrocarburos, Franklin Molina explicó que esos pilares incluyen el acceso inclusivo de todos los bolivianos, integración energética regional, industrialización energética, producción de suficiente energía sostenible, e impulso a la investigación e innovación.

Durante su participación en el foro «¿Crisis Energética Global?, escenarios y oportunidades en la definición de las políticas en la industria de los hidrocarburos y litio», que se desarrolló en el auditorio de la Universidad de Aquino Bolivia (Udabol), en la ciudad de Santa Cruz, Molina explicó los alcances de la política nacional en materia de energía. Analizó la situación mundial del desarrollo de la energía. La publicación digital «Oxígeno», señaló que Molina en su exposición dijo que «Para 2050 vamos a seguir dependiendo de la energía fósil, es decir, la estructura y los recursos porque es otro elemento, porque Bolivia no es Europa y no es China y Bolivia tiene sus particularidades y sus potencialidades más allá de la industria en el diseño de la política hidrocarburífera».

El informe prosigue apuntando que «Uno de los puntos sobresalientes de la exposición fue que la transición energética en Bolivia, la cual combinará la energía fósil con energías renovables al 2050 con una matriz energética más diversa, no dependerá únicamente de energía fósil como el gas o petróleo, sino de energías renovables como la solar, fotovoltaica y geotérmica. Molina precisó que Bolivia es el tercer país con suficiencia energética en la región. Afirmó que «Según mediciones de la Organización Latinoamericana de Energía, Bolivia tiene una autarquía hidrocarburífera y en ese marco se trabaja en una política energética diversificada que apunte a la transición hacia las fuentes renovables limpias y amigables con el medioambiente». También abordó el contexto internacional actual con el conflicto bélico y analizó el efecto del mismo en los precios de los combustibles y cómo Bolivia los mantuvo sin afectar la economía de sus ciudadanos; señaló la importancia del éxito del Plan de Reactivación del Upstream (PRU), que desarrolla YPFB, para incrementar las reservas de gas y líquidos.

«Bolivia tiene importantes indicadores en suficiencia energética y autarquía. Además, el sector energético cuenta con una hoja de ruta a largo plazo a 2050, lo que permite configurar una estrategia energética solvente y segura. La política energética está asentada en garantizar la soberanía, lograr la universalización de la energía e industrializar los recursos energéticos», detalló la autoridad, según la publicación. Ya anteriormente se decía que Bolivia poseía grandes reservas, y que estábamos sobre un mar de hidrocarburos. Ahora se conoce la verdad, aclarada por el actual gobierno. Recordemos también que Bolivia es país signatario de acuerdos internacionales sobre la protección ambiental y la reducción de uso de energía fósil, y que la Organización de Naciones Unidas explicó -sobre la base de un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC)- los riesgos que se ciernen sobre la humanidad, de no eliminase el uso de energía fósil. Advirtió que se requiere reducir rápidamente la contaminación por dióxido de carbono y la quema de combustibles fósiles en casi dos tercios para 2035, según

La agencia de noticias The Associated Press, sobre el tema afirmaba que el secretario general de la ONU, António Guterres, dijo entonces que «La humanidad camina sobre hielo delgado, y ese hielo se derrite rápidamente»… «Nuestro mundo necesita acción climática en todos los frentes: todo, en todas partes, todo a la vez». Guterres pidió que los países ricos adelanten su meta de lograr cero emisiones netas de carbono para 2040 y los países en desarrollo para 2050, aproximadamente una década antes de las metas actuales.

También pidió que dejaran de usar carbón para 2030 y 2040, respectivamente, y asegurar la generación de electricidad libre de dióxido de carbono en el mundo desarrollado para 2035, lo que significa que desaparezcan además las termoeléctricas operadas con gas. Esa fecha es clave porque las naciones pronto deben sugerir objetivos para la reducción de la contaminación para 2035, según el Acuerdo Climático de París. El reporte científico de la ONU, concluye que, para mantenerse por debajo del límite de calentamiento establecido en París, el mundo necesita eliminar el 60 % de sus emisiones de gases de efecto invernadero para 2035, en comparación con 2019, agregando un nuevo objetivo no mencionado anteriormente en los seis informes emitidos desde 2018. «Las elecciones y acciones implementadas en esta década tendrán impactos durante miles de años», sostiene el informe, que considera que el cambio climático es «una amenaza para el bienestar humano y la salud del planeta». «No estamos en el camino correcto, pero no es demasiado tarde», dijo Aditi Mukherji, coautora del informe y científica del agua. «Nuestra intención es transmitir un mensaje de esperanza y no del fin del mundo», decía.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -