11.4 C
La Paz
viernes, mayo 17, 2024
InicioOpiniónEditorialDía Mundial del Emprendedor

Día Mundial del Emprendedor

Más de 600 mil microempresas y pequeños emprendimientos generan el 80 por ciento del empleo en nuestro país, el sector servicios es el que concentra la mayor cantidad de iniciativas de esta naturaleza y le siguen el sector comercio y el industrial, de acuerdo a datos de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), lo que demuestra el aporte a la economía nacional del impulso a la iniciativa privada. Estos datos cobran mayor relieve hoy, 16 de abril, al celebrar el Día Mundial del Emprendedor, para reconocer los valores de aquellas personas con espíritu visionario que logran desarrollar y ejecutar una idea de negocios.

Un emprendedor es toda persona que aplica y desarrolla una idea u oportunidad de negocio, con el apoyo de recursos, asumiendo ciertos riesgos económicos. La pandemia por covid-19 ha propiciado un profundo cambio en el modelo de negocio de los emprendimientos, incrementando el uso de herramientas digitales y diversas plataformas multimedia para atender a los clientes a distancia (online), manejo de personal a distancia (teletrabajo), así como la reposición de inventario y logística, entre otros aspectos.

El objetivo es desarrollar una idea de negocio que entusiasme, que permita ganar dinero, que permita poder manejar nuestro propio tiempo y convertirnos en nuestro propio jefe. Existen mitos infundados sobre el emprendimiento que afectan la decisión de desarrollar e impulsar una idea de negocio, especialmente en tiempos de crisis, como tener amplios conocimientos y experiencia previa; conseguir un enorme capital, efectuar trámites interminables; temor a que la idea de emprendimiento sea copiada o plagiada, tener un producto o servicio absolutamente innovador. Ciertamente no basta con tener una idea de negocio y creer que en muy poco tiempo obtendremos óptimos niveles de ganancias. Se requiere de preparación, capacitación y formación para plasmar una iniciativa. Ser emprendedor no implica solamente disponer de un capital y recursos para iniciar un emprendimiento. Debemos tener una idea clara de negocio, unido a ciertas cualidades que contribuyan al éxito de esta iniciativa.

Iniciativa y creatividad: como valor agregado para contribuir al éxito del negocio. Adaptabilidad y asimilación ante los cambios: durante el inicio de un emprendimiento pueden surgir cambios e imprevistos, debiendo efectuar los ajustes pertinentes. Formación continua: es de suma importancia la capacitación, adiestramiento para la adquisición de las herramientas necesarias para el emprendimiento. Pero lo más importante, es tener ambición y espíritu de superación. Habilidad comercial y de negociación: como ventaja competitiva en el área de ventas (bienes o servicios). Igualmente se destacan otras cualidades, tales como: liderazgo, comunicación, autoconfianza, control emocional y transparencia. En la actualidad encontramos a generaciones de jóvenes emprendedores que han surgido gracias al desarrollo tecnológico y la digitalización de la economía: los «millennials» y la Generación Z, que adoptaron la era digital.

El portal diainternacionalde.com, da algunas recomendaciones básicas y útiles para iniciar un negocio. Igualmente es aconsejable buscar la orientación y apoyo de mentores y expertos en el área, así como conocer las experiencias de otros emprendedores en sus inicios: Se tiene que definir la propuesta de valor: el primer paso es analizar la idea de negocio o emprendimiento y determinar si satisface las necesidades o problemas en el mercado. Establecer si la idea es realmente innovadora. Establecer un plan: la planificación es la base fundamental del emprendimiento. Realiza un estudio de mercado y de estructura, para desarrollar tu modelo de negocio con una visión realista y sobre todo realizable.

Formar un equipo de trabajo: Rodéate de personas que apoyen e impulsen tu idea de emprendimiento o proyecto empresarial, aportando experiencia y conocimientos. Creer en uno mismo: se debe tener la firme convicción que el emprendimiento será exitoso en el mercado, atrayendo a posibles inversores y clientes. Buscar apoyo: Averiguar información sobre entidades, instituciones y organizaciones que ofrecen apoyo a emprendedores: ayudas económicas, mentorías, formación y capacitación. Esto contribuirá positivamente en el crecimiento y consolidación de la iniciativa de negocio o emprendimiento.

Los inversores privados, medios de comunicación, organizaciones y fundaciones vinculadas al emprendimiento ejercen un papel fundamental, para apoyar e impulsar a los nuevos emprendedores.

Según datos del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), en Latinoamérica existen alrededor de 100 millones empresas. Estos emprendedores representan el 30% de la población económicamente activa de la región. El sector de servicios es el que concentra la mayor cantidad de emprendedores en Latinoamérica. Le siguen el sector comercio y el sector industrial. Las empresas emergentes y startups en Latinoamérica están concentradas en las áreas de tecnología, finanzas y educación. El emprendimiento es un fenómeno en crecimiento en Bolivia y Latinoamérica. La región tiene un gran potencial para el emprendimiento, gracias a su fuerza laboral joven y dinámica, su creciente economía digital y su creciente inversión de capital riesgo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -