9.8 C
La Paz
viernes, mayo 17, 2024
InicioEconomíaMoody's baja de Caa1 a Caa3 la calificación de emisor de largo...

Moody’s baja de Caa1 a Caa3 la calificación de emisor de largo plazo del país

La calificadora de riesgo Moody’s rebajó las calificaciones del Gobierno de emisor de largo plazo en moneda local y extranjera y de deuda sénior no garantizada de Caa1 a Caa3, lo que fue rechazado por el Ejecutivo de Luis Arce.

«La rebaja de las calificaciones refleja la evaluación de Moody’s de que los actuales desafíos de gobernanza y el mayor riesgo político interno han exacerbado las presiones de liquidez externa a niveles críticos como resultado de una disminución persistente de las reservas internacionales que amenazan con una crisis de balanza de pagos», indicó la calificadora en un comunicado.

Según Moody’s, la aprobación de la nueva Ley del Oro proporcionó un «alivio temporal de liquidez» en 2023 al permitir al Banco Central de Bolivia (BCB) «convertir» una parte de sus reservas de oro en divisas «líquidas».

No obstante, apuntó que el nivel de las reservas bolivianas continuó disminuyendo y el «límite legal» para las ventas de oro por parte del BCB «casi ha sido alcanzado».

La calificadora recordó que la pugna interna en el Movimiento al Socialismo (MAS) hizo que el Parlamento aprobase recién algunos préstamos internacionales que estaban pendientes.

«Los préstamos proporcionan un financiamiento esencial para el déficit de cuenta corriente de Bolivia en el corto plazo, pero no abordan las necesidades de financiamiento externo del país en el largo plazo», indicó.

Moody’s también cambió de «negativa» a «estable» la perspectiva de las calificaciones de Bolivia al considerar que los riesgos al alza y a la baja para su perfil crediticio «permanecen equilibrados».

La calificadora consideró que los desembolsos de créditos internacionales y las recientes medidas gubernamentales para fortalecer las reservas, combinados con la «estructura favorable» de las obligaciones de deuda externa de Bolivia, «ayudarán a mitigar algunas de las actuales presiones crediticias de corto plazo».

«Sin embargo, Moody’s espera que persistan importantes desafíos crediticios, incluidos niveles muy bajos de reservas internacionales, niveles decrecientes de producción en el sector de hidrocarburos y un elevado riesgo político interno», añade el comunicado.

Una eventual mejora de las calificaciones del país suramericano dependerá de la capacidad de las autoridades de implementar medidas «que fomenten un aumento sostenido» de las reservas y que resulten efectivas «para reducir sustancialmente los desequilibrios externos y fiscales».

La calificadora agregó que la puesta en marcha de reformas estructurales que reduzcan la «dependencia» de Bolivia del sector de hidrocarburos, que diversifiquen la economía y mejoren las perspectivas de crecimiento a mediano plazo supondrían un «apoyo adicional» al perfil crediticio del país.

Respuesta gubernamental

En un comunicado de prensa, el Ministerio de Economía rechazó la evaluación de Moody’s «porque no considera las políticas económicas que permiten proteger la estabilidad y el crecimiento económico» del país «con medidas sociales y redistribución del ingreso».

El ministerio consideró que la calificadora limitó su análisis «a las presiones de liquidez en moneda extranjera» sin considerar las medidas tomadas por el Gobierno al respecto y defendió que pese a las «presiones económicas», las reservas internacionales netas (RIN) «se están estabilizando».

Entre otras medidas, mencionó la compra de oro por parte del BCB, el fomento al uso de otras divisas, como el yuan, para el comercio internacional, la emisión de bonos en dólares, la liberación de exportaciones agropecuarias y la promoción de los biocombustibles, algunas de ellas acordadas en febrero con los empresarios privados.

También defendió sus políticas para industrializar y sustituir importaciones y aseguró que está comprometido con mantener una «gestión responsable de la deuda externa», cuyos pagos se han realizado «puntualmente».

«La posición alarmista presentada por Moody’s sobre posibles incumplimientos en los bonos soberanos no refleja adecuadamente la situación financiera del país», agregó.

Bolivia sufre desde principios de 2023 una falta de liquidez de la divisa, algo que coincidió con los reportes oficiales que mostraron una disminución de las RIN, que hasta el 31 de diciembre pasado llegaron a 1.709 millones de dólares.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -