6.4 C
La Paz
viernes, junio 14, 2024
InicioOpiniónEditorialEE.UU. desacredita lucha de Bolivia contra el narcotráfico

EE.UU. desacredita lucha de Bolivia contra el narcotráfico

Estados Unidos volvió a poner a Bolivia en la lista de los países que incumplen los compromisos de lucha contra el narcotráfico, situación que implica la «descertificación». La decisión está contenida en el memorándum anual que el presidente Joe Biden envía al Congreso norteamericano. En el informe 2023, se incluye a China en la lista de países de mayor producción y tránsito de drogas por la fabricación en el país asiático de químicos precursores del fentanilo, un poderoso opioide sintético. «Estados Unidos insta encarecidamente a China y a otros países que sean productores de estos químicos a reforzar las cadenas de suministro y evitar su tráfico», señala el documento. Asimismo, Biden instó al gobierno de nuestro país a que tome medidas para «reducir los cultivos ilícitos de coca que continúan excediendo los límites legales establecidos en la legislación de Bolivia».

Explica que la presencia de un país en la lista no es un reflejo de los esfuerzos antidrogas de su gobierno ni del nivel de cooperación con los Estados Unidos. Aclara que según la ley de EEUU, la definición legal de país tránsito es la combinación de factores geográficos, comerciales y económicos que permiten el tránsito o la producción de drogas, incluso si un gobierno se ha involucrado en medidas sólidas y diligentes de control de narcóticos y aplicación de la ley. «Mi Administración está ampliando la cooperación a nivel mundial para impulsar los esfuerzos para abordar la producción y el tráfico de drogas sintéticas peligrosas que son responsables de muchas de nuestras muertes por sobredosis, en particular el fentanilo, sus análogos y la metanfetamina. Buscaremos ampliar la cooperación con China, India y otros países de origen de productos químicos para interrumpir el flujo mundial de drogas sintéticas y sus precursores químicos», manifestó Biden.

El gobierno del presidente Luis Arce, reaccionó frente a este nuevo informe que critica la política antinarcóticos de Bolivia. El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, respondió a la nueva «descertificación» destacando que en la actual administración se rompieron récords en acciones contra el narcotráfico. «Como Bolivia, estos últimos años, hemos roto récords en incautaciones, destrucción de laboratorios y fábricas y pistas clandestinas, e incluso hemos recibido felicitaciones de organismos internacionales como la Unión Europea y otros países de la región por nuestro compromiso en la lucha contra el narcotráfico y sus resultados», publicó el ministro en las redes sociales.

Del Castillo considera que «En relación al Memorándum de Descertificación del Gobierno de los Estados Unidos sobre Política Antidroga Boliviana, desacreditando nuestra política en la lucha contra el narcotráfico por decimosexta vez consecutiva, es importante aclarar que éste es un documento elaborado de manera unilateral y que carece de sustento técnico, con una intencionalidad claramente (geo)política y que contraviene los tratados internacionales en cuanto al respeto de la soberanía y la integridad territorial y el principio de no intervención en los asuntos internos de los Estados».

Según el documento, los países de tránsito de drogas o productores de drogas ilícitas que forman parte de esta lista son: Afganistán, Las Bahamas, Belice, Bolivia, Birmania, República Popular China (RPC), Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, India, Jamaica, Laos, México, Nicaragua, Pakistán, Panamá, Perú y Venezuela.

La protesta de Bolivia se debe a que el gobierno considera que está trabajando para desarticular el narcotráfico, pero sin duda esta situación afecta aún más la imagen internacional de Bolivia, en momentos en los que el gobierno anuncia que está efectuando esfuerzos con incursiones especialmente en el Chapare y desmantelamiento de fábricas de droga. Pero es necesario que el gobierno admita que se han cometido crasos errores en la lucha contra las drogas al haberse ampliado los cultivos de coca en el Chapare, y desatado la impunidad en casos concretos de denuncias que comprometieron a gente vinculada al MAS. La tolerancia e impunidad en más de 15 años tienen que llevar consecuencias y sus efectos se pueden ver en los vínculos de altos jefes policiales en ilícitos, y funcionarios que facilitan documentación para narcos extranjeros. Los últimos escándalos del narco avión de BOA, las avionetas bolivianas capturadas con droga en países vecinos y las actuaciones escabrosas y perturbadoras del narcotraficante uruguayo que burla a la policía y la justicia, son hechos que dejan sensaciones de impotencia y desconfianza. Ojalá prospere con hechos más concretos el esfuerzo que hace el país para frenar las actividades del crimen organizado.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -