6 C
La Paz
viernes, abril 23, 2021
InicioOpiniónEditorialEl Alto cumple 36 años como ciudad

El Alto cumple 36 años como ciudad

La ciudad de El Alto, sobriamente, celebra 36 años este sábado 6 de marzo, y pese a ser la ciudad más joven figura entre las que tienen mayor población con más o menos un millón de habitantes. La crisis sanitaria y las limitaciones a que obliga la pandemia impiden que el pueblo alteño desborde de alegría, pero íntimamente cada ciudadano se regocija con sobradas razones.

Sin duda, El Alto es uno de los centros urbanos que se constituye en ejemplo de pujanza e iniciativa, mostrándose como líder de la libre empresa, la imaginación y que tiene en la iniciativa privada su principal actividad. La inventiva de la gente hace posible generar miles de puestos de trabajo, aunque desgraciadamente mal remunerados.

Dos frentes de acción son características de esta ciudad. Su capacidad de movilización que ha convertido a sus ciudadanos en luchadores permanentes por mejores condiciones de vida, reformas y conquistas sociales, así como su activa participación política, con diversas posiciones, pero con un objetivo claro que es salir adelante y lograr mejores servicios para la población.

El otro frente de El Alto es el económico que se desarrolla en el marco de la informalidad, frente al desaliento que significan las excesivas cargas impositivas para toda iniciativa privada. Los habitantes de El Alto generan sus propias actividades mediante miles de iniciativas que carecen del más elemental apoyo del gobierno central. De esta manera, el comercio informal ha logrado armar la feria más grande del país en la que se vende desde maquinaria pesada, camiones o tractores, hasta tornillos, pasando por centenares de ofertas del más diverso origen y uso. También es el centro comercial más grande de artículos usados, repuestos y partes de artefactos de diverso orden.

Gente sacrificada y esforzada que además debe convivir con los problemas propios de un crecimiento vertiginoso de la ciudad que cada vez se extiende más en el Altiplano paceño, con la inseguridad como principal dificultad, que muchas veces debe ser combatida haciendo justicia por mano propia. Los linchamientos y castigos corporales a presuntos antisociales son producto del cansancio de ser víctimas propicias ante la falta de acción efectiva de la policía y la incapacidad del sistema judicial. A ello se suma la injusticia social que lleva a los niños desde tempana edad a que tengan que trabajar para ayudar a la familia. Esta situación a su vez, deriva en abusos de diversa índole, como el trabajo de más de ocho horas, en condiciones insalubres y sin cumplir ni siquiera el pago del salario mínimo nacional.

En medio de la pandemia, El Alto de La Paz, celebra 36 años de vida como Ciudad empeñada en lograr un verdadero cambio que implique el desarrollo integral, de manera que sus habitantes logren mejores niveles de vida. La alcaldesa Soledad Chapetón inició los festejos destacando que en su gestión se desarrollaron mil 500 proyectos. «Han sido obras de impacto como la avenida Ojos del Salado, la avenida Santa Vera Cruz, la Casa Municipal o la Terminal de buses», señaló Chapetón que pronto dejará la conducción del municipio para entregar a quien gane las elecciones del domingo. «Con esperanza y también con resultados trabajamos en los 14 distritos por una ciudad que tiene grandes necesidades y demandas con una gestión transparente, con amor, estrategia y planificación», sostuvo Soledad Chapetón al dar inicio a los festejos del trigésimo sexto aniversario de esta pujante ciudad.

Los desafíos de El Alto son muchos, fundamentalmente porque existen también muchas necesidades insatisfechas. Probablemente sea la ciudad más conflictiva del país debido a diversos factores que tienen que ver, en primer lugar, por un acelerado crecimiento urbano, venciendo dificultades de diverso orden para dar cabida a un millón de habitantes. Convertida en una ciudad que atrae inmigrantes de todo el país, especialmente de las provincias, ofrece un abanico de costumbres y tradiciones que muchas veces contribuyen a acentuar contradicciones y dispersar esfuerzos, pese a lo cual encuentra objetivos comunes para sostener una posición clara en su deseo de progreso y mejores condiciones de vida.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -