12 C
La Paz
domingo, abril 14, 2024
InicioOpiniónEditorialEl Alto mantiene su lucha por el progreso

El Alto mantiene su lucha por el progreso

La ciudad de El Alto, en sus 39 años de vida citadina ha logrado el más rápido crecimiento democrático y hoy figura entre las ciudades más densamente pobladas, con cerca de un millón y medio de habitantes, pero además, se ha convertido en fuerte centro económico en el que la iniciativa privada, la imaginación, la inventiva y las ganas de salir adelante, luchan contra la pobreza, la adversidad de un duro clima y una herencia de desorden que no logra desenredar el tráfico ni depurar sus vías ocupadas por ferias agropecuarias y vendedores de todo. Al fin y al cabo, el comercio es la principal actividad citadina, donde opera la feria multifacética más grande no solo de Bolivia, sino de la región. Al celebrar ayer, 6 de marzo, el aniversario de su creación, se han realizado diversas actividades, desde un desfile cívico al que asistieron el presidente Luis Arce, el vicepresidente David Choquehuanca, la alcaldesa, hasta la entrega de diversas obras.

Es oportuno recordar cómo surgió y por qué, la idea de convertir a El Alto, que era un barrio más de la ciudad de La Paz, en una ciudad autónoma. Debemos recordar que hace algo más de 60 años, las ciudades de Bolivia eran pobres, sin recursos, y fuertemente dependientes del gobierno central. La sede de gobierno tenía más oportunidades, opciones, industria, comercio y servicios y la mayor población del país. Santa Cuz fue la primera ciudad en buscar la autonomía, y logró mayor atención. Sus organizaciones cívicas hicieron realidad un proyecto citadino con perspectivas. Pero la sede de gobierno seguía recibiendo ciudadanos de los nueve departamentos, y de las provincias, que llegaban para lograr una oportunidad para salir adelante.

No todos alcanzaban un trabajo, por lo que un alto porcentaje de los inmigrantes se asentaron en las periferias. La mayoría encontraba en El Alto oportunidades, espacio y el bajo precio de los terrenos. Y aprovecharon un factor determinante: era el punto donde primero llegan los productos del Altiplano, y del contrabando proveniente de Chile y Perú. El ferrocarril tenía ya en El Alto su principal estación de descarga, donde las empresas tenían amplios depósitos de mercaderías. La necesidad agudiza el ingenio, y comenzó a desarrollarse una vocación comercial imparable. Los alteños se convirtieron en los distribuidores de estos productos, creando un comercio cada vez más fuerte. Pronto ese barrio de La Paz necesitaba más atención, y la Alcaldía paceña no podía satisfacer sus necesidades y sus ansias de desarrollo.

Se inició la lucha por lograr su autonomía, alcanzada en 1975, cuando se la elevó a categoría de ciudad. Fue la primera batalla ganada, y no la única. Desde ese momento, los ciudadanos de El Alto se convirtieron en impulsores de lo que es ahora esta pujante ciudad, además de participar activamente en demandas nacionales por los derechos humanos, defensa de los recursos naturales, la democracia, y las libertades ciudadanas.

Ahora, 49 años después, la alcaldesa Eva Copa dijo que se sentía muy orgullosa de la ciudad, de los alteños y las alteñas, porque «esta es una ciudad pujante, trabajadora, pero sobre todo leal con sus convicciones. Así que estoy muy contenta y muy honrada de celebrar este 39 aniversario», afirmó Copa al iniciar el desfile cívico. «Es el aniversario de la ciudad más joven, donde hay mayor emprendimiento y varios jóvenes emprendedores que han podido mostrar con éxito sus propuestas, así es que estoy muy contenta y orgullosa de ser alteña y de festejar en familia», complementó la Alcaldesa, a tiempo de recordar que se ha entregado el distribuidor que lleva el nombre de «El Mallku», y además se entregarán enlosetados, y canchas de césped sintético, el paso a nivel de Senkata, el distribuidor de Río Seco. Anunció la construcción de hospitales de segundo nivel.

Según datos del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, el municipio de El Alto, dinamiza su economía con créditos productivos que en 2023 alcanzaron a $us 933 millones e inversión pública que este año asciende a Bs 581 millones. Asimismo, el presidente Luis Arce entregó 129 viviendas sociales en el Distrito 8 de la ciudad de El Alto y anunció la construcción de nueve unidades educativas y tinglados para los colegios que lo necesiten, además de la ejecución del Programa Bol-35 para enlosetados de las calles de esta urbe. «Es un reconocimiento al pueblo humilde, batallador, defensor de los recursos naturales y de la democracia, siempre lo vamos a reconocer», afirmó el Jefe de Estado en un acto público en la ciudad de El Alto. El Gobierno Central también entregó el sistema de evacuación de aguas residuales de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR), obra que representó una inversión de Bs 15,2 millones y beneficiará a 1,5 millones de habitantes, según el Ministerio de Medio Ambiente y Agua.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -