13.1 C
La Paz
lunes, julio 15, 2024
InicioOpiniónEditorialEl Alto tiene el peor servicio de transporte público

El Alto tiene el peor servicio de transporte público

El sistema de transportes público en las ciudades más densamente pobladas del país es el más deficiente de la región, y arrastra problemas básicos irresueltos que ocasionan problemas y perjuicios graves a la población y al normal desenvolvimiento de las actividades, debido a paros, bloqueos y otros excesos que los transportistas cometen durante sus movilizaciones, en las que, inclusive, violan los derechos humanos de los ciudadanos y hasta de sus propios compañeros del gremio, azotándolos por no sumarse al paro, y obligándolos a acatar disposiciones arbitrarias. Esta vez el epicentro de estos excesos fue la ciudad de El Alto que vivió dos jornadas de paro de los choferes cometiendo una serie de abusos por su demanda de aumento en el precio de los pasajes en el servicio de transporte público.

Además, acostumbrados a utilizar medidas de presión, otra vez los choferes consiguieron que el municipio les autorice a elevar en un 50% el precio del pasaje para los afiliados en la Federación Andina de Choferes. Luego de mantenerse por dos años el pasaje de Bs 1, pasará a Bs 1,50 en una «tarifa única», como resultado de un acuerdo entre la Federación y la Alcaldía de El Alto, ante la presión que se amplió con amenazas de la Confederación de Choferes de Bolivia de llevar el conflicto a nivel nacional. La alcaldesa Eva Copa evitó hablar de un incremento y dijo que en realidad se busca garantizar un pasaje único y sin «trameajes» (cobro por tramo de una ruta). Se trata de un eufemismo que en realidad significa una elevación en el precio del pasaje.

El acuerdo es producto de la segunda mesa de diálogo que instaló la Alcaldía con la Federación Andina de Choferes y la representación vecinal. Copa aseguró que los transportistas garantizaron un control sindical para evitar el «trameaje». Se ha establecido una sanción para los infractores de Bs 50 en una primera instancia, de Bs 100 por la reincidencia y en una tercera falta será pasible al retiro de la tarjeta de operaciones. Ojalá se pueda hacer cumplir el acuerdo, aunque existen antecedentes de todo lo contrario.

Recordemos que los choferes son reacios a aceptar las multas. En uno de los anteriores conflictos en la ciudad de La Paz, el año pasado, cuando los choferes se oponían a la ampliación del servicio municipal de transporte, y amenazaban con paralizar actividades y efectuar un bloqueo de «mil esquinas», extorsionaron con la exigencia de que se revisen las sanciones por transgresiones de tránsito. El sector sindicalizado propuso la disminución de las sanciones al reglamento de multas, para lo cual pidieron cambiar las faltas gravísimas a graves y de éstas últimas a leves. Durante ese conflicto hubo reuniones entre representantes de los vecinos, control social, Alcaldía y choferes de transporte urbano de La Paz, en las que se lograron algunos acuerdos, que fueron y son incumplidos por los choferes.

Los sindicatos se oponían al plan municipal de ampliación del servicio de transporte a otras zonas. La incorporación del servicio a otros barrios obedecía al pedido de los vecinos y reclamos por el constante abuso de los choferes que se niegan a recoger a niños y personas mayores e interrumpen o desvían las rutas. Los choferes siguieron con sus amenazas, pero ya los paros de los choferes no afectan como antes a los ciudadanos en la sede de gobierno.

La feliz iniciativa de crear el servicio municipal de transporte público y el teleférico, han logrado atender en parte este problema, que debiera ser complementado cuanto antes con un tren metropolitano, además de un sistema de Bus de Tránsito Rápido (BTR) que ya se está implementando en Santa Cruz. El BTR tiene la ventaja de utilizar un carril exclusivo para su circulación. Frente a la imposibilidad de lograr que el actual sistema de transporte público pueda modernizarse y cumplir las normas de tránsito, debe ampliarse el servicio de PumaKatari, impulsarse el tren metropolitano y licitarse la organización de compañías de transporte y cooperativas para establecer el BTR, cuyo proyecto inicialmente fue aprobado para La Paz hace más de 30 años, y que no se aplicó por la resistencia de los choferes de servicio público.

Volviendo al tema de la ciudad de El Alto, es una lamentable realidad que es reconocida por la ciudadanía y las instituciones, que esa ciudad tiene el peor servicio de transporte, y encima los choferes se han opuesto a que comience el sistema municipal de transporte, pese a que ya se adquirieron algunos vehículos. Ese proyecto, además, está frenado por cuestiones políticas. El caos de los minibuses en esa ciudad es alarmante y envuelve a todos el tráfico vehicular, ya que especialmente los minibuses se paran dónde quieren, esperan pasajeros en doble y triple fila interrumpiendo el tráfico vehicular, además de cometer constantes transgresiones a las normas de tránsito.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -