13.1 C
La Paz
martes, febrero 27, 2024
InicioOpiniónEditorialEl duro costo de las subvenciones

El duro costo de las subvenciones

Mientras continúan las filas de buses y toda clase de vehículos para cargar combustibles, el gobierno prevé mantener la subvención, pese a que surgieron algunas ideas en el oficialismo para un gradual cambio de precio en los carburantes. De todas maneras, el Presupuesto General del Estado 2024 prevé mantener las subvenciones, aunque el gobierno reconoce el alto costo. El propio presidente Luis Arce advirtió esta semana que el Estado paga un «precio descomunal» en la importación de diésel y gasolina debido a la guerra entre Rusia y Ucrania. Según datos del Ministerio de Economía, el Gobierno destinó el año pasado Bs. 8.079 millones para la subvención de alimentos e hidrocarburos. Solo para hidrocarburos, la cifra alcanzó a Bs. siete mil 642 millones. La subvención mantiene el litro del diésel en Bs. 3,72 y de la gasolina, en Bs. 3,74.

De acuerdo con los datos publicados por el INE en su página de internet (www.ine.gob.bo), de enero a septiembre de este año se incrementaron los volúmenes de importación de diésel en 9,7% y de gasolina en 6,5%. En cuanto a valor, se pagó un 4% más por la compra de gasolina y se redujo en 10% el costo por la importación de diésel. Si bien el precio que se paga por la importación de este último carburante es menor en dicho período de análisis, el coste sigue siendo elevado y es mayor al registrado en 2021.

Recientemente, el diputado oficialista Andrés Flores manifestó a la prensa, que la subvención debería ser discutida. «Eso lo tienen que debatir. Puede llevar a una movilización porque hoy vivimos de la subvención. Eso es un debate que se tiene que hacer, primero, con nuestro Pacto de Unidad, socializar, eso tendríamos que plantear (…). Hay que buscar una solución sobre este tema del combustible», expresó.

Asimismo, el gobernador de Cochabamba, Humberto Sánchez (MAS), señaló que la gran cantidad de dólares que se destina a la subvención de hidrocarburos resta recursos económicos a la inversión pública de los gobiernos subnacionales. Solicitó al Gobierno y a los ministerios analizar una subvención «parcial»… «Que nuestro Gobierno nacional trabaje y analice con el Ministerio de Hidrocarburos y Economía, porque la subvención que actualmente está pagando nuestro Estado limita los recursos económicos para la inversión pública, tanto para los gobiernos departamentales como para los municipales», indicó.

A propósito de esta idea, un análisis de la ONU, sostiene que las subvenciones al petróleo y gas, son los principales motores de la crisis del costo de vida, que está llevando al límite el presupuesto de miles de millones de hogares. A su vez, esto eleva los costos del transporte, alimentos, electricidad y necesidades básicas de los hogares. Considera que los altos precios de la energía también reducen los márgenes de beneficio de las empresas, perjudican el crecimiento económico e impiden garantizar el derecho al acceso a la energía en todo el mundo.

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) reveló que la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) detectó el acopio y desvío de cerca de 300.000 litros de combustible. Este caso está siendo investigado por las autoridades del sector. Félix Cruz, gerente de Logística de YPFB, en una conferencia de prensa en la planta de Senkata, en el Alto, explicó que las filas de vehículos en los surtidores ocurren a causa de las especulaciones sobre una presunta escasez de diésel y gasolina en las estaciones de servicio, lo que genera la reventa del producto en el mercado negro. «Al tener este tipo de especulaciones, generamos lo que se llamaría un mercado negro, donde hay una terrible reventa del producto y a los que más favorecen este tipo de información y especulación es a estas personas», señaló.

En cuanto a la producción de etanol nacional, que permite sustituir una parte de la importación de combustibles, en este momento se encuentra en conflicto con el gobierno que rechazó un aumento en el precio. El presidente de la Confederación Nacional de Cañeros de Bolivia (Concabol), Oscar Alberto Arnés, manifestó su preocupación ante la advertencia del ministro de Hidrocarburos, Franklin Molina, de seguir importando gasolina a Bs. 8 el litro en lugar de adquirir alcohol producido en el país a Bs. 5. El gobierno decidió mantener congelado el precio del etanol en 0,69 centavos de dólar, esto ha generado inquietud entre los productores. Arnés destacó que el Gobierno compra gasolina del extranjero a 8 bolivianos por litro, más costos adicionales de importación. Explicó que la producción de etanol no tiene costos adicionales y genera impuestos para el Estado, pero el Gobierno propone pagar solo 5 bolivianos por litro. Arnez presentó argumentos técnicos respaldados por la normativa vigente sobre el consumo de aditivos vegetales, que establece pautas claras para fijar los precios. El presidente de Concabol subrayó la necesidad de actualizar los precios para reflejar la realidad económica actual, proponiendo un aumento de diez centavos de dólar por litro. Argumentó que esta medida contribuiría al ahorro del Estado, ya que comprar alcohol localmente significaría un ahorro de más de 280 millones de dólares en comparación con la importación de gasolina extranjera.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -