17.5 C
La Paz
domingo, abril 14, 2024
InicioOpiniónEditorialEntre triunfalismos e ingenuidades

Entre triunfalismos e ingenuidades

¿Qué Cámara debe tratar los proyectos de ley 073 y 075? Este tema está ocasionando otra disputa en la Asamblea Legislativa, en la que surgen en el nuevo escenario tres argumentos contradictorios para enturbiar una posible solución. Desde luego que los reglamentos son claros, pero solamente se cumplen cuando se encuentra un interés en la mayoría. Mientras en la Cámara baja consideran que se debe continuar el debate en diputados porque ya se había agendado los proyectos dentro de los plazos establecidos, y nunca se había perdido competencia, en cambio, desde el gobierno se asegura que los dos proyectos -según el ministro de Justicia, Iván Lima- la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, determinó el rechazo y archivo de los proyectos de ley (PL) 073 y 075, sobre suspensión de plazos procesales y cese de funciones de magistrados.

Además hay divergencias entre senadores y diputados. Recordemos que el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, envió una carta al vicepresidente David Choquehuanca, en la cual le informa que la Cámara Baja perdió su competencia para debatir las normas antiprórroga, ya que pasaron los 30 días para que esta instancia se pronuncie, por lo que corresponde su consideración por parte del pleno del Legislativo.

Por otra parte, el senador del Movimiento Al Socialismo (MAS) Félix Ajpi anunció que pedirá al presidente nato de la Asamblea Legislativa, David Choquehuanca, que convoque al pleno para abordar los dos proyectos y previó que la sesión se instale esta semana. Ajpi dijo que la Cámara Baja «se hizo vencer» con los plazos legislativos para el tratamiento de esos proyectos de ley; por lo tanto, «tenemos que poner a consideración de la Asamblea, (es decir) las dos cámaras y por dos tercios (de votos)».

Por su parte, la diputada Deisy Choque (del bloque oficialista) sostiene que el debate por la prórroga de las autoridades judiciales está en la Cámara de Diputados, porque, según dijo, se agendó antes de cumplirse los plazos establecidos. Además, indicó que ese órgano camaral esperará que el Senado sancione los créditos antes de retomar el debate de la prórroga.

Recordemos también que luego de los disturbios en la sesión de la Cámara de Diputados, finalmente se logró tratar los temas de fondo. Mientras la oposición exigía que se dé prioridad a las leyes 073 y 075, un vuelco inesperado sufrió la oposición, que se fracturó y varios parlamentarios aparecieron en otra dimensión política, y de esta manera, la mayoría pasó a votar por el argumento del oficialismo para que se mantenga la orden del día para que se trate primero las leyes económicas. Al final, el presidente de la Cámara Baja, Israel Huaytari, instaló la discusión y se impuso la aprobación de los restantes seis créditos internacionales demandados por el Gobierno como primeros puntos a tratar (un proyecto ya se había aprobado antes de los enfrentamientos). Tras la aprobación, se esperaba la discusión de las normas antiprórroga, pero el presidente de Diputados cerró la sesión, argumentando el pedido de la carta del presidente de senadores, Andrónico.

Juan José Jáuregui aseguró que la Cámara Baja no perdió la competencia y tendrá que tratar los proyectos de ley 073 y 075. El presidente de la Comisión, según medios de prensa, explicó que el «génesis del problema de estos primeros tres meses de gestión 2024, emergió el 2 de febrero, cuando el bloque de oposición (Comunidad Ciudadana y Creemos) que sufre de dislexia, no entendió lo que leyó, y dentro del convenio, lo que se señala es tratar y aprobar la agenda económica, distinto de lo que sucede con la 073 y 075 que solo se queda en tratamiento. La garantía no es aprobar», dijo.

El tema ahora toma una dirección diferente al ver el resultado y las consecuencias del acuerdo entre el oficialismo y la oposición, que permite ver la ingenuidad de unos y la picardía de otros; la frustración de algunos y el triunfalismo que se expresa en las declaraciones de funcionarios del gobierno y del oficialismo parlamentario. Pero la realidad que afecta al pueblo boliviano no se basa en las ingenuidades o los triunfalismos, porque el hecho evidente es que el país pierde, la justicia continuará enfangada, y la democracia seguirá su deterioro en dirección al abismo. ¡Ojalá! nos equivoquemos y ocurra algo que salve a Bolivia.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -