Gobierno asegura que coordina con Chile el retorno de cientos de bolivianos

APG

El Gobierno afirmó este lunes que coordina con Chile el retorno de cientos de bolivianos, tras días varados en la frontera al estar cerrada por la cuarentena ante el coronavirus.

«En ningún momento el Gobierno los ha abandonado», aseguró la canciller de Bolivia, Karen Longaric, ante las críticas por la gestión del regreso de estos bolivianos.

Karen Longaric señaló en rueda de prensa en La Paz que coordinó desde hace más de diez días con el canciller chileno, Teodoro Ribera, la repatriación de bolivianos.

Cientos de ellos se fueron concentrando desde la semana pasada en un punto de la frontera entre ambos países.

Longaric calificó de maliciosas las críticas hacia el Ejecutivo de Jeanine Áñez, al argumentar que se permitió primero la entrada de unos 500 bolivianos, que pudieron ir a sus lugares de origen en Bolivia antes de que se endureciera la cuarentena por el COVID-19, y luego a otros 480, que están en un campamento militar en ese punto fronterizo, en Pisiga en el lado boliviano.

Este grupo en el campamento de acogida está previsto que termine la cuarentena el próximo viernes y el domingo siguiente puedan ingresar otros 400 para seguir con esta medida en ese lugar, que mientras tanto fueron trasladados a la ciudad chilena de Iquique, explicó.

Otros 380 está previsto que pasen toda la cuarentena en Iquique antes de que puedan volver a Bolivia, añadió.

La estancia en Chile cuenta con apoyo de este país, que presta atención sanitaria, y de la Organización Internacional para las Migraciones, con la que el Gobierno de Bolivia coordinó aspectos como la alimentación, apuntó.

La canciller agradeció el apoyo del alcalde de Colchane, Javier García, en el lado chileno de la frontera, a los cientos de bolivianos varados durante días y que este pasado domingo comenzaron a ser trasladados a Iquique, pero insistió en que desde hace días hubo coordinación entre ambos países.

El alcalde había pedido al Gobierno que dejara pasar a sus nacionales, al denunciar las malas condiciones de su espera en un lugar poco habilitado, lo que también fue criticado en Bolivia desde distintos sectores.

La pasada semana hubo momentos de tensión en la frontera, cuando militares bolivianos impidieron el paso, y el Ejecutivo de Jeanine Áñez acusó al Movimiento al Socialismo de Evo Morales de pagar a instigadores para alentar protestas en el lugar.

Bolivia tiene cerradas las fronteras entre otras medidas por la cuarentena para frenar el coronavirus, con 27 fallecidos y 330 casos confirmados en el país.