Parada: Alza salarial se determinará cuando se conozcan variables macroeconómicas

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, José Luis Parada, dijo ayer que el incremento salarial de 2020, se determinará cuando se conozcan las variables oficiales sobre el desenvolvimiento macroeconómico de este año.

«El incremento salarial lo vamos a determinar una vez que tengamos las variables macroeconómicas, porque siempre se utilizó el tema de inflación y otros aspectos para lo que corresponde al incremento salarial», indicó en un desayuno con periodistas de La Paz.

No obstante, manifestó que el Ministerio de Trabajo comenzó a realizar los «primeros contactos» rumbo a la negociación que tendrá lugar el próximo año y que incluirá a todos los sectores involucrados.

Anticipó que la negociación sobre el incremento salarial será «bastante larga», ya que se buscará concertar una solución integral.

La Cámara Nacional de Industrias (CNI) y sectores regionales de microempresarios adelantaron que pedirán al Gobierno nacional «congelar» el incremento al salario mínimo el próximo año y solo negociar el alza al haber básico, sobre la base de la tasa de la inflación de 2019.

Sin embargo, el secretario ejecutivo de la Federación Sindical Única de Trabajadores Mineros de Bolivia, Orlando Gutiérrez, rechazó la postura de los empresarios y advirtió que no se permitirá que los privados intervengan en la negociación sobre el incremento salarial del siguiente año.

Priorizar la salud

De otra parte, el ministro Parada señaló que se prevé revisar el Presupuesto General del Estado (PGE) 2020 para priorizar la salud, tomando en cuenta que fue un sector muy descuidado en los últimos años.

Acotó que se puede destinar el 10% del PGE al sector de salud, como piden los médicos del país, pero de manera gradual.

«Se plantea llegar al 10% por supuesto, pero progresivamente», añadió al mencionar que se trabaja esa propuesta de manera coordinada con el Ministerio de Salud.

Parada complementó que, para apoyar el presupuesto en beneficio de la salud de los bolivianos, también se acudirá a los recursos provenientes de donaciones extranjeras, con lo que se modernizará el área.

Lamentó que, hasta hace un par de años, solo 49% de la población boliviana tenía cobertura de salud, lo que se denomina «salud de bolsillo», porque solo beneficiaba a la gente que podía pagar el servicio.

Asimismo, señaló que se revisará el financiamiento que recibe el Sistema Único de Salud (SUS), ya que esa medida puso mayor carga a los gobiernos subnacionales, mientras que el Gobierno nacional solo pagaba «algunos servicios marginales».

Agregó que uno de los principales aspectos que se debe trabajar es la prevención, como en el caso de cáncer de cuello uterino, que puede combatirse con vacunas contra el Virus de Papiloma Humano.

«Se va a trabajar en la parte preventiva con apoyo internacional y nacional», puntualizó.