6 C
La Paz
sábado, mayo 15, 2021
InicioMundoPerú hacia una transición pacífica con un político de consenso en el...

Perú hacia una transición pacífica con un político de consenso en el Gobierno

Perú dio este lunes el primer paso hacia una transición democrática y pacífica tras la grave crisis política y social de la última semana, con la elección del legislador centro-liberal Francisco Sagasti como el presidente que gobernará hasta el próximo 28 de julio.

Sagasti, un ingeniero industrial de 76 años que integra el Partido Morado, asumirá este martes el vacío de poder luego de la dimisión de Manuel Merino en medio de las masivas protestas ciudadanas que dejaron dos muertos y decenas de heridos en su país.

Tras muchas ideas y vueltas, que ratificaron la evidente lejanía que aún mantiene un sector del Congreso de las exigencias ciudadanas, finalmente se formó una lista de consenso encabezada por Sagasti para la dirección del Poder Legislativo que recibió el apoyo de 97 de los 130 legisladores.

Luego de jurar como presidente del parlamento, el paso previo a asumir la jefatura del Estado, Sagasti afirmó que hará «todo lo posible por devolverle la esperanza a la ciudadanía» de su país.

Duelo y esperanza

Mientras cientos de peruanos esperaban a las afueras del Congreso, en medio de pedidos para que se escuchen sus reclamos, pero también en rechazo a toda la clase política, Sagasti ofreció un discurso conciliador y de reconocimiento de los errores que han cometido los políticos en general y congresistas en particular.

«Estas manifestaciones son un poderosísimo llamado de atención. No bastó la pandemia, la crisis económica, los problemas de inseguridad, tuvimos que esperar a la muerte de dos jóvenes para que nos caiga encima toda la enormidad de la situación que estamos viviendo», sostuvo.

Homenajeó de esa manera a los jóvenes estudiantes Inti Sotelo y Jack Pintado, que fueron asesinados el sábado pasado durante la violenta represión que lanzó la Policía contra los miles de manifestantes que protestaban en Lima contra el régimen de Merino y toda la clase política.

Sagasti destacó que los jóvenes murieron «expresando su punto de vista, democráticamente» y dijo que el Legislativo y el Ejecutivo deberán «tomar las medidas» para que la violencia con que se reprimió a los ciudadanos «no vuelva a suceder».

«Cuando un peruano muere, y más aún si es joven, todo el Perú está de luto, y si muere defendiendo la democracia al luto se suma la indignación», enfatizó.

En tono, formas, maneras y contenido, el discurso de Sagasti fue diametralmente opuesto al de Merino y su efímero gobierno, mucho más en sintonía con los reclamos de la población.

La calle se pronuncia

En principio, la elección de Sagasti fue tomada como una solución concertadora, dado el respeto que tiene entre los representantes de todas las bancadas, mientras que los ciudadanos la aceptaron con calma, y en algunos casos a regañadientes, pero asegurando que estarán muy atentos a las decisiones de su Gobierno.

Si bien gran parte de los peruanos reiteraron su dolor y exigieron justicia para los estudiantes asesinados, quienes fueron enterrados este lunes, las redes sociales también se activaron de inmediato para bromear sobre Sagasti, un ingeniero del que muchos escucharon solo en los últimos días.

De «Don Quijote» a «Al Pacino de Abancay», corrieron los memes y chistes virtuales por redes y teléfonos inteligentes, en alusión jocosa a las características físicas del próximo mandatario, un hombre delgado, de platinada barba de candado y buena apostura.

«Don Quijote Sagasti es el nuevo presidente del Perú. Ahora a trabajar contra la corrupción y la crisis política», se sumó en Twitter la legisladora izquierdista Rocío Silva Santisteban, quien presidió una lista para la presidencia del Congreso que no fue apoyada este domingo por la mayoría de legisladores, lo que impidió que Perú tuviera una presidenta por primera vez en su historia.

Hacia el bicentenario

El parlamentario liberal afirmó este lunes que el Congreso y el Ejecutivo peruano deben «demostrarle» a sus compatriotas «que pueden confiar» en ellos y que son «responsables», como un primer paso para reconciliarse con la ciudadanía.

«Soy un convencido de que solo podremos salir adelante trabajando juntos, colaborando», enfatizó antes de recordar que Perú está a pocos meses de celebrar el bicentenario de su independencia, el próximo 28 de julio.

«Que ese momento sí no sea una actuación de amargura, que sea un momento de alegría, de esperanza y de vislumbrar que nuestro país por fin pueda convertirse en una verdadera república, con igualdad de oportunidades para todos», dijo.

Agregó que las protestas en su país son una muestra de indignación ciudadana que los políticos deben «reconocer, aceptar y encauzar por caminos pacíficos», algo que consideró que es «una de las tareas centrales que tiene el Estado peruano».

El presidente del Congreso remarcó que la nueva mesa directiva del Legislativo tiene una «tarea corta» hasta el próximo 28 de julio, por lo que debe «concentrarse, definir tareas muy específicas», ya que en abril se celebrarán elecciones generales.

Saludo de Vizcarra

Entre los múltiples pronunciamientos, la mayoría en favor de la gestión de Sagasti, estuvo el del expresidente Vizcarra, quien lo felicitó «por su elección como presidente del Congreso».

«Saludo que haya primado la responsabilidad frente a intereses particulares. Solo una persona con principios democráticos podrá dar soporte a la difícil situación que vive el país. El Perú primero», enfatizó Vizcarra antes de agregar que «el país no permitirá que la muerte de estos valerosos jóvenes quede impune».

Precisamente, el expresidente Merino, quien no ha vuelto a aparecer en público desde su dimisión, ha sido denunciado penalmente junto con su primer ministro, Ántero Flores-Aráoz, y el ministro del Interior Gastón Rodríguez, y pueden ser condenados hasta a 35 años de cárcel por «graves violaciones a los derechos humanos».

La fiscal general de Perú, Zoraida Ávalos, confirmó que ya ha ordenado el inicio de una investigación preliminar por presunto abuso de autoridad, homicidio doloso y lesiones graves, lesiones leves y desaparición forzada en agravio de «personas a determinar».

Ávalos remarcó que estos delitos se cometieron «en el contexto de violación de derechos humanos» y aseguró que «estas muertes no quedarán impunes».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -