9 C
La Paz
sábado, julio 2, 2022
InicioOpiniónEditorialRespeto a las personas mayores

Respeto a las personas mayores

Hoy se recuerda el Día Mundial de Toma de Conciencia sobre el Abuso y Maltrato en la Vejez. Por resolución de la ONU se fijó el 15 de junio de cada año como fecha destinada a concienciar y denunciar el maltrato, abuso y sufrimientos a los cuales son sometidas muchas personas mayores en distintas partes del mundo. Según datos del INE hay más de un millón adultos mayores de 60 años en nuestro país, lo que representa el 9,3 % del total de la población boliviana. El departamento de La Paz aglutina a la mayor cantidad de personas con 30,6%, le sigue Santa Cruz con 21,3% y Cochabamba con 18,4%. Bolivia, así como otros países en la región, está ingresando en un proceso de envejecimiento demográfico, caracterizado por el incremento de la población adulta mayor.

Esta recomposición poblacional demandará del diseño de políticas y acciones específicas que debe asumir el Estado, así como la sociedad por las profundas transformaciones, en los planos económico, social, político y cultural que conlleva esta realidad. El Estudio Post-Censal del Adulto Mayor desarrollado por el INE, señala que luego de una fase caracterizada por altos niveles de natalidad y mortalidad, la región presenta una desaceleración respecto de la dinámica de estos componentes, que han permitido que la población adulta mayor gane mayor peso en la composición por edades. La celeridad y profundidad de esta transición involucra complejos retos sociales, políticos, económicos y culturales. La información analizada permitió establecer desigualdades en comparación con otros grupos de población en cuanto al acceso a servicios donde el nivel de los indicadores es inferior que en otros grupos etarios, al igual que en las características laborales y de pobreza de este grupo.

Uno de los problemas que se siente con mayor fuerza en nuestro país es la exclusión a las personas mayores tanto en el empleo como en otras circunstancias, desperdiciando una valiosa experiencia, que es uno de los principales capitales de toda sociedad. Asimismo, es cada vez más notoria la falta de consideración y respeto hacia las personas mayores. Por otra parte, los hechos de violencia se manifiestan con más frecuencia, así como los abusos para arrebatar los bienes que este sector de la población logró con su esfuerzo en su vida activa. Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que el riesgo de abuso a los mayores aumenta proporcionalmente al envejecimiento de la población. El ámbito del maltrato puede ser psicológico, financiero, físico o sexual. Se calcula que para el año 2050 la población mundial, de más de 60 años, alcanzará los 2.000 millones de personas.

Frente a esta realidad, la ONU ha determinado que esta jornada se la dedique para expresar oposición a los abusos y sufrimientos infligidos a las generaciones mayores. Es imprescindible preparar a la sociedad para que atienda las necesidades de este sector de la población con la formación de profesionales sanitarios, prevención y tratamiento de enfermedades crónicas asociadas a la edad, así como políticas sostenibles en materia de atención a largo plazo y entornos adaptados a las necesidades de los mayores.

Cada año se elige un tema para la celebración de este día mundial. En 2022 el tema es: «Combatir el abuso hacia nuestros mayores». Por otra parte, un elevado porcentaje de personas mayores no tienen acceso a un sistema de pensiones y de jubilaciones, así como otros ingresos económicos que les permita disponer de una mejor calidad de vida. Tal situación debe ser una de las prioridades por parte de las naciones y gobiernos del mundo, a fin de disminuir la vulnerabilidad que afecta a las personas mayores a nivel mundial. La Organización de las Naciones Unidas decretó la creación de esta efeméride el 15 de junio de 2006, con la finalidad de hacer valer los derechos de todas las mujeres y hombres que han llegado a la vejez.

Se trata de una efeméride emblemática, que invita a la sociedad en general a respetar y hacer valer los derechos que tienen todas las personas mayores a gozar de una vida de calidad, donde el abuso, el maltrato y el abandono no sean permitidos ni aceptados en ningún país del mundo. El respeto hacia las personas mayores es un deber que la sociedad debe cultivar, y hacer que las nuevas generaciones logren recuperar ese principio de consideración, que representa un karma, es decir, la cosecha de los actos que se siembran en la vida. Significa la respuesta que se deriva de los actos, palabras y pensamientos de las personas. Este concepto o principio es equivalente a la ley de la física que señala que «para cada acción hay una reacción de fuerza equivalente en la dirección opuesta».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -