Discursos polémicos ajenos a la realidad, afirma el Lic. Alvarado

Día del Estado Plurinacional
APG

Un acto discreto se efectuó para recordar el «Día del Estado Plurinacional», que entró en vigencia el 22 de enero de 2010, como consecuencia de la aplicación de las prescripciones de la nueva Constitución Política aprobada el año 2009.

El Presidente Luis Arce Catacora y el vicepresidente David Choquehuanca emitieron mensajes alusivos a la fecha.

Fue en 2010 que entró en vigor la nueva nominación, y comenzó a llamarse Estado Plurinacional de Bolivia, una alteración recogida y apoyada en la Constitución de 2009 con el fin de reconocer los diversos grupos étnicos que conforman la población boliviana. En el preámbulo de la CPE se señala que: «El pueblo boliviano, de composición plural, desde la profundidad de la historia, inspirado en las luchas del pasado, en la sublevación indígena anticolonial, en la independencia, en las luchas populares de liberación, en las marchas indígenas, sociales y sindicales, en las guerras del agua y de octubre, en las luchas por la tierra y territorio, y con la memoria de nuestros mártires, construimos un nuevo Estado”.

La nueva Constitución proclama «Un Estado basado en el respeto e igualdad entre todos, con principios de soberanía, dignidad, complementariedad, solidaridad, armonía y equidad en la distribución y redistribución del producto social, donde predomine la búsqueda del vivir bien…».

El Art. 1 de la Constitución, proclama que «Bolivia se constituye en un Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, libre, independiente, soberano, democrático, intercultural, descentralizado y con autonomías. Bolivia se funda en la pluralidad y el pluralismo político, económico, jurídico, cultural y lingüístico, dentro del proceso integrador del país».

Enunciados no aplicados

Al respecto los Dres. Jáuregui y Albarracín señalaron: «Estos enunciados quedaron inalcanzables y están lejos de su plena aplicación. Los hechos demuestran que lo que manda la CPE no se cumple. Todos los enunciados para la defensa de las 36 nacionalidades del país que proclama el Estado Plurinacional, quedaron expuestos al mundo con los abusos contra los indígenas del Tipnis, ejecutados por el exministro de gobierno Sacha Llorenti, quien, con sutileza criolla, indicó «que se había roto la cadena de mando». Dieron vuelta al mundo las imágenes de la marcha de los nativos que reclamaban respeto a su territorio, y que fueron atacados, dispersados, apresados, maniatados, amordazados y golpeados.

La Constitución permite la reelección del Presidente y Vicepresidente por una sola vez, pero se pasó por encima de ese mandato constitucional y las Leyes, inclusive se desconoció un referendo que rechazó otra reelección de Evo Morales, situación que generó una eclosión popular que se manifestó con más fuerza por «el fraude electoral de 2019» que se registra en informes de la OEA.

La CPE también proclama la defensa de los recursos naturales y la protección del medioambiente, y la obligatoriedad de una consulta previa para decisiones sobre los territorios indígenas. Sin embargo, se tomaron decisiones sin la consulta respectiva a los indígenas, no solamente en el Tipnis, sino en otros territorios de diferentes etnias, adjudicándose zonas para explotación de hidrocarburos, inclusive se licitó varias áreas protegidas para que las transnacionales se interesen en petróleo y gas.

El Estado Plurinacional también proclama el «vivir bien», y lograr una «vida armoniosa», pero lejos de alcanzarse esas metas, la pobreza aumenta en el país y se destruye impunemente el medio ambiente. Por Decreto se autorizó «la quema de los bosques de manera controlada» y se tuvo que lamentar incendios de miles de hectáreas en la Chiquitania. A ello se suma la desatención a la salud de la población, hecho que se refleja dramáticamente en la pandemia que sufre el pueblo boliviano por la falta de hospitales, de UTI, respiradores, contratación de personal profesional médico, paramédicos, enfermeras, dotación de elementos de bioseguridad, etc. Las carencias son muchas y ni la muerte ni el dolor o el colapso de los hospitales, ha movido al gobierno a dedicar una mejor atención a la ciudadanía. El gobierno de Arce se basó en «hay que aguantar, resistir, la pandemia», anunció la importación de más de quince millones de vacunas, cuyo precio resultó ser con «cláusula de confidencialidad», desconocido para los bolivianos, por lo mismo sujeto de susceptibilidades, cuando el propio presidente de Rusia Vladimir Putin no aceptó hacerse vacunar y que organismos internacionales de la salud cuestionaron por qué no se hubiera probado científicamente su eficacia, afirmaron.

Polémicas y de populismo dedicado a recordar a Añez

El Lic. Julio Alvarado, docente universitario, político, analista económico, en declaración a redactores de JORNADA criticó los discursos de Luis Ace y de David Choquehuanca, señalándolos «como de populismo y falacias. Intentaron hacer creer a las bases de su partido que la culpa del desbarajuste económico fue la gestión de la expresidenta Jeanine Añez, por poco no dicen que fue la causante de la pandemia».

Miren ustedes, durante los 14 años de gobierno del MAS se echó la culpa a los 500 años de colonialismo, de explotación de los recursos naturales por las trasnacionales, intentaron que el pueblo les crea, cuando durante esos 14 años y en la actualidad las transnacionales siguen operando en Bolivia con mejores réditos, ganancias, mediante acuerdos con YPFB migraron a nuevos contratos sin obligación de efectuar exploración de nuevos campos gasíferos, durante esos 14 años del MAS, al año 2019, dejaron una deuda externa de más de 10 mil millones y de una deuda interna que supera los 5 mil millones de dólares.

En los hechos el discurso de Arce como de Choquehuanca estuvo dedicado, mediante falacias, pretender hacer creer que en 11 meses la expresidenta Añez fue culpable de la actual situación económica, lo cual es ridículo y falta de perspectiva y visión real de lo que ocurrió, fueron discursos que demostraron la incapacidad para solucionar la economía nacional, los señores Arce y Choquehuanca están más de 100 días en gobierno y no saben qué hacer y cómo resolver la reactivación económica, la crisis sanitaria, cuentan en el gabinete con llunkus antes que de profesionales idóneos, Arce – Choquehuanca, no dieron a conocer qué políticas de Estado implementarán para salir de la crisis que ellos la generaron durante los 14 años del gobierno del MAS.

No deseo hacer comparaciones, pero hay que dejar en claro, mientras el Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, convocó a todos los ciudadanos norteamericanos a unirse, a combatir el flagelo de la pandemia mediante acciones inmediatas, consensuadas y organizadas, para aliviar a la población, en discurso de estadista, en el otro extremo, Arce y Choquehuanca están perdidos, se dedicaron a culpar a la expresidenta Añez de la crisis económica y sanitaria, el pueblo de Bolivia está consiente que la verdad sale a relucir frente a las falacias vertidas en el día del Estado Plurinacional, aseveró el Licenciado en Economía Julio Alvarado.