7.5 C
La Paz
miércoles, junio 12, 2024
InicioOpiniónEditorialPlan para enfrentar fenómeno del Niño

Plan para enfrentar fenómeno del Niño

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha lanzado un plan de respuesta y acción con el objetivo de movilizar 36,9 millones de dólares para proporcionar asistencia a las comunidades vulnerables en América Latina – entre las que figura Bolivia- frente al potencial impacto del fenómeno de El Niño, que ya se está manifestando en el Pacífico. Se prevé que agite inundaciones, sequías y otros trastornos en diferentes regiones. El plan, anunciado en el marco del Mes de la Asistencia Humanitaria, que se conmemora oficialmente en agosto, tiene como objetivo brindar apoyo a 1,16 millones de personas en Bolivia, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Perú y Venezuela.

La agencia señala que, desde junio de este año, ya comenzaron a tomar medidas para mitigar posibles impactos del fenómeno El Niño en los medios de vida agrícola y en la seguridad alimentaria en Honduras, El Salvador, Nicaragua y Guatemala. El objetivo es reducir la necesidad de ayuda humanitaria y construir entornos más resilientes. En los próximos meses también se apoyará a familias productoras en riesgo, principalmente pueblos indígenas de Colombia, Bolivia, Ecuador y Venezuela. Las medidas propuestas en el plan incluyen la entrega de semillas resistentes a la sequía, apoyo para la captación, almacenamiento y manejo de agua, asistencia en efectivo, capacitaciones en la gestión de recursos hídricos y acciones para la protección del ganado, la pesca artesanal y los cultivos.

En Bolivia el gobierno ha movilizado ayuda para los damnificados. La Paz es uno de los departamentos más afectados por el fenómeno de la sequía en el país, seguido por Cochabamba y Santa Cruz. Las autoridades informaron que se destinó más de Bs 61 millones en ayuda humanitaria para apoyar a 248.962 familias afectadas en todo el territorio, según el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, quien dijo que la sequía afectó a 279 municipios distribuidos en siete departamentos: La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Oruro, Chuquisaca, Potosí y Tarija. En el departamento de La Paz un total de 80 municipios fueron golpeados por el fenómeno natural.

Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) prevé que hasta 2050 la temperatura aumentará hasta en 4°C en América Latina y el Caribe, en especial en la zona tropical y andina de Sudamérica, lo que puede ocasionar un menor rendimiento de cultivos esenciales como la soya, el trigo, el maíz y el arroz. Medios de comunicación nacionales informaron que «donde más aumentaría el calentamiento global sería en la parte tropical de América del Sur, que también abarca la región andina, y esto tendría un efecto severo en cultivos esenciales como el arroz, el trigo, el maíz, la soya. Por eso es tan importante tomar en el corto plazo acciones para poder mitigar el impacto del cambio climático», remarcó Liliana Castilleja, representante de del BID en Bolivia, durante el Foro Económico 2023 de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco). Para Bolivia se estiman incrementos de temperatura de entre 0,8°C y 1,7°C para 2030 y de 1°C a 2°C para el 2050.

Volviendo al plan anunciado por la FAO, mediante ONU Noticias, se busca sumar apoyo a los esfuerzos actuales para ampliar estas intervenciones, brindando ayuda a más hogares afectados y fortaleciendo la seguridad alimentaria de las poblaciones. «La situación en América Latina y el Caribe requiere una respuesta conjunta y apremiante. Instamos a los gobiernos, organizaciones no gubernamentales y sector privado a unirse para proteger la seguridad alimentaria y los medios de vida de las familias rurales más vulnerables ante el crítico escenario que nos presenta el Niño», declaró el subdirector general y representante regional de la agencia en América Latina y el Caribe.

Mario Lubetkin añadió que estos esfuerzos «no solo disminuirán el potencial impacto de este fenómeno, sino que permitirán construir resiliencia para enfrentar el cambio climático que hoy también azota a la región». Este plan de respuesta forma parte de un llamado global que busca recaudar fondos para hacer frente al fenómeno de El Niño e incorpora, además de América Latina, países de otras regiones como África y Asia Pacífico. En total, se busca movilizar 88,9 millones de dólares para asistir a aproximadamente 2,6 millones de personas.

Durante el 2022, alrededor de 17,8 millones de personas en la región experimentaron niveles de inseguridad alimentaria aguda en niveles de «crisis» o «emergencia», es decir, pasaron hambre, según el Reporte Global de Crisis Alimentarias. El hambre de hecho ha aumentado en la región y está vinculado a un deterioro de los medios de vida y a una espiral de vulnerabilidad capaz de sumergir a las personas en la pobreza. La agencia advierte que, para estas personas, en su mayoría población rural, cualquier nuevo golpe por efecto de El Niño tendrá un impacto devastador. Gracias a el Sistema de Información de Datos en Emergencias, apoyado por la agencia de la ONU, se tiene constancia de que la mayoría de los productores agrícolas en el Corredor Seco son pequeños agricultores que ya registran graves dificultades para acceder a los alimentos y enfrentan desafíos para acceder a insumos agrícolas y veterinarios, así como para comercializar sus productos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -