15 C
La Paz
viernes, febrero 23, 2024
InicioMundoEjército israelí intenta seguir avanzando a sur de Gaza, en permanente colapso...

Ejército israelí intenta seguir avanzando a sur de Gaza, en permanente colapso humanitario

El Ejército israelí intenta avanzar más al sur de Gaza, y hoy llegó «al área más meridional alcanzada hasta ahora», mientras los combates siguen por varios puntos del enclave, incluido el norte, y el total de palestinos muertos roza los 25.000.

Desde su expansión de la ofensiva terrestre hacia el sur el 1 de diciembre, las fuerzas israelíes siguen enquistadas en combates en el área de Jan Yunis, mientras medios y expertos señalan que su meta final es llegar a Rafah y a la frontera con Egipto, área donde hay más de un millón de los casi dos millones de desplazados internos, en una crisis humanitaria catastrófica que por ahora no se revierte.

Según anunció este jueves, soldados israelíes «luchan ahora en la zona más meridional en la que han actuado hasta ahora las tropas del Ejército» en la ciudad de Jan Yunis, donde aseguraron que mataron a decenas de milicianos palestinos en combates cuerpo a cuerpo y con apoyo de tanques y de aviones de combate desde el aire.

Entre sus acciones, «los militaron llevaron a cabo una operación selectiva» en un cuartel del batallón de Hamás en Jan Yunis, bastión meridional del grupo islamista, y donde se cree que se esconde también en túneles bajo tierra su líder en la Franja, Yahia Sinwar.

Durante su operación, el Ejército localizó «numeroso armamento y documentos de Inteligencia», mientras que a su vez, en las últimas horas siguió combatiendo en varias zonas del centro de Gaza, donde asegura que halló talleres de fabricación de armamento y una extensa red de túneles usada para fabricar y transportar armas y cohetes.

Por otro lado, pese a que Israel anunció ya hace días que pudo desmantelar casi por completo la estructura militar de Hamás en el norte de la Franja, los combates con milicianos palestinos siguen en aquella zona, la más devastada materialmente tras meses de guerra.

«Tras la finalización de la operación en el norte, las principales infraestructuras» con capacidad militar de las milicias «fueron desmanteladas», pero aún «hay focos de resistencia y combates», dijo hoy el ministro de Defensa, Yoav Gallant.

Israel entró estas últimas semanas en una nueva fase de la guerra en que pretende reducir la intensidad de la ofensiva, y ha retirado a parte de sus tropas, sobre todo en el área septentrional de Gaza, donde según la Media Luna Roja sigue habiendo unas 800.000 personas.

El grupo médico palestino advirtió hoy «del deterioro de las condiciones humanitarias» en el área más norteña del enclave como en Gaza ciudad «debido al continuo cerco israelí que impide la entrega de ayuda humanitaria», y donde «se extiende la seguridad alimentaria y la falta de agua potable», entre «la destrucción generalizada de sus infraestructuras».

Según agregó, «hay escasez de suministros básicos, entre ellos pan, verduras, medicamentos y toallas sanitarias, lo que ha agravado las dificultades que enfrenta la población», que «intenta moler legumbres para hacer pan por la falta de harina».

«A medida que la situación empeora en invierno, los ciudadanos sufren un frío extremo y una escasez de métodos de calefacción, mantas y una nutrición adecuada», ante lo que la Media Luna Roja exige «la apertura de un corredor humanitario seguro para la entrega de ayuda y suministros médicos».

Por otro lado, mientras las Naciones Unidas siguen alertando del colapso humanitario de Gaza a medida que se prolonga la ofensiva israelí, que durante el último día causó al menos 172 muertos y unos 326 heridos, mientras el total de fallecidos confirmados en Gaza desde el 7 de octubre son ya más de 24.600 y se acercan a 25.000.

El Ministerio de Sanidad gazatí también denunció hoy que a raíz de las malas condiciones por el hacinamiento de los desplazados y la situación precaria de hospitales y centros médicos -la mayor parte sin funcionar o al límite-, se registraron 8.000 casos de infección viral por hepatitis A, en parte «por los bajos niveles de higiene».

A su vez, este organismo -bajo control de Hamás- aseguró que hubo «cientos de abortos y nacimientos prematuros como consecuencia del pánico bajo el brutal bombardeo».

«La falta de atención sanitaria en los lugares de los desplazados y la dificultad de acceso a hospitales pone en riesgo la vida de unas 60.000 mujeres embarazadas por complicaciones en el embarazo», agregó Sanidad, ante una situación humanitaria que no mejora.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -