El Gobierno y la defensora del Pueblo tensan su pulso político

Nadia Cruz
APG

El Gobierno y la defensora transitoria del Pueblo, Nadia Cruz, mantienen un enfrentamiento político que este viernes derivó en denuncias mutuas incluso en el ámbito penal.

El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, mostró una denuncia presentada por el Ejecutivo en la Fiscalía contra Cruz, a la que acusa de varios delitos por una prolongación ilegal en el puesto y por usurpación de funciones, entre otras acusaciones.

El Gobierno de Jeanine Áñez mantiene que el mandato interino de la defensora concluyó el pasado 30 de abril y desde entonces ejerce de forma irregular, por lo que decidió no responder a sus requerimientos.

Cruz respondió a la denuncia advirtiendo en rueda de prensa en La Paz de un juicio de responsabilidades contra Áñez si su gabinete prosigue con esta actitud de no responder a sus pedidos.

«No va a obstaculizar el trabajo de la Defensoría», aseveró, a la vez que anunció una denuncia contra Yerko Núñez, entre otros miembros del gabinete, por delitos como incumplimiento de deberes y por impedir el ejercicio de sus funciones constitucionales.

Nadia Cruz fue designada por el Legislativo como defensora del Pueblo interina tras la renuncia de su predecesor, David Tezanos, a fines de enero de 2019 por conflictos personales.

Cruz es criticada desde hace tiempo por el Gobierno de Áñez, que considera que no es imparcial y fue nombrada por un Parlamento donde tiene mayoría el Movimiento Al Socialismo (MAS) de Evo Morales.

La defensora interina, por su parte, rechaza estas acusaciones, defiende su neutralidad y denuncia que el Ejecutivo intenta obstaculizar su labor constitucional de defensa de los derechos fundamentales.