7.5 C
La Paz
domingo, julio 14, 2024
InicioOpiniónEditorialJORNADA, y la libertad de expresión

JORNADA, y la libertad de expresión

JORNADA cumple hoy 59 años de servicio al país informando sobre el acontecer diario, orientando imparcialmente sobre los episodios trascendentales de la vida nacional, así como sobre el devenir del planeta, especialmente, sensibilizando la necesidad de proteger el medio ambiente y buscar los mecanismos para controlar el calentamiento global y el cambio climático. Sus páginas han sido puestas al servicio de los intereses nacionales, siguiendo una trayectoria que se inició cuando este medio de comunicación lanzó su primera edición el 4 de noviembre de 1964, informando sobre el derrocamiento del presidente Víctor Paz Estensoro y la asunción de los militares al mando del Gral. Rene Barrientos Ortuño y del Gral. Alfredo Ovando Candia.

Desde ese momento JORNADA se ha convertido en un referente del acontecer nacional reflejando la historia de Bolivia, con un compromiso basado en la verdad. Un grupo de intelectuales comprometidos con los principios democráticos, las libertades y los derechos humanos, se aventuraron en una iniciativa destinada a dotar a la población de un medio de comunicación independiente, responsable, confiable y veraz. Prestigiosos intelectuales se unieron en el emprendimiento, entre ellos el escritor y poeta Jorge Suarez, y el abogado y periodista Jaime Ríos Chacón, quien posteriormente asumió la dirección del periódico, desarrollado una actividad incesante de defensa de los derechos humanos, del proceso democrático y los derechos civiles, convirtiendo a JORNADA en el medio para hacer conocer las inquietudes de la gente, especialmente de las organizaciones sociales, que siempre tuvieron en estas páginas un espacio para hacer conocer su pensamiento y sus reclamos. Los hechos históricos más relevantes se encuentran en las páginas de este periódico, reflejadas con objetividad dando testimonio de la historia. Desgraciadamente, la pandemia se ensañó con nuestro país, llevándose miles de valiosas vidas, entre ellas la de Dr. Jaime Ríos Chacón. Pero su esfuerzo y ejemplo dieron frutos y su sacrificio por cimentar este periódico ahora se refleja en el trabajo de sus hijos, que llevan adelante el compromiso de mantener esta obra bajo el mismo ideal de esfuerzo, dedicación, respeto al ordenamiento legal y compromiso con la defensa de los principios democráticos.

La vida es dinámica, y ahora la nueva generación que está al frente de este periódico, afronta nuevos retos emergentes del avance de las tecnologías, especialmente en los sistemas de comunicaciones que han abierto oportunidades y permiten llegar con medios digitales a un amplio espectro de la opinión pública, con problemas diferentes, medios novedosos, pero también con resabios de otras dificultades que obligan a una defensa constante de la libertad de expresión, que se ve amenazada constantemente, como lo fue también en el pasado. Desgraciadamente, los atropellos a la libertad de prensa no solamente se ejercen desde las esferas del poder político y gubernamental, sino inclusive, desde algunas organizaciones sociales, que no comprenden que, al vulnerar el derecho a expresar libremente las ideas, y coartar la cobertura informativa, están contribuyendo a que se restrinjan y peligren todas las demás libertades. Sin la libertad de prensa, todos los derechos ciudadanos quedan expuestos a atropellos.

Quienes pretenden conculcar libertades, y con medidas de aparente legalidad, mantienen su intención de atacar la Ley de Imprenta. Las leyes, en sí mismas, no son ni buenas ni malas, son los hombres encargados de su aplicación los que pueden equivocarse o acertar en su aplicación. La Ley de Imprenta defiende un principio que es irrenunciable, que representa el derecho a expresar libremente las ideas y pensamientos por cualquier medio de difusión. Y este, no es un derecho exclusivo de los periodistas, sino de todos los ciudadanos. En Bolivia debe ampliarse la libertad de prensa y no restringirla. Se trata de un objetivo básico para el ejercicio de la democracia y la convivencia de la sociedad. La libertad de prensa es la única barrera contra todo abuso de autoridad. Es el brazo más efectivo que la sociedad tiene para defenderse y denunciar los excesos e irregularidades. Por ello, la lucha intransigente por la defensa de las libertades de prensa y expresión es la mejor manera de honrar nuestra historia de sacrificios y batallas para preservar la democracia, y también es el camino que permitirá abrir un mejor destino. JORNADA, seguirá por su vía de la defensa del estado de derecho.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -